Un grupo de científicos del Instituto Milenio de Oceanografía (IMO) se embarcarán en un viaje a las profundidades de la corteza corteza terrestre, al descender a la Fosa de Atacama, con el propósito identificar los lugares más óptimos para instalar sensores que estudien el océano ultra-profundo.

La expedición llamada Atacama Hadal, surge después del recorrido de un lander -un vehículo autónomo no tripulado- en la zona hace cuatro años, travesía bautizada como Atacamex que alcanzó los 8.081 metros bajo el nivel del mar. Esta nueva aventura permitirá detectar, cuantificar y comprender diversos procesos que tienen lugar en las profundidades oceánicas y aportar evidencia científica que podrá utilizarse para la observación del cambio climático e implementar un eventual sistema de alerta temprana de terremotos y tsunamis.

“Conseguimos sumar importantes descubrimientos sobre nuestro fondo marino, incluyendo información muy valiosa sobre las propiedades físicas y químicas del agua en cada una de sus capas. Del mismo modo, hemos obtenido datos sobre el ADN ambiental, así como imágenes únicas de organismos que habitan en lo más profundo”, señaló el director de IMO, Osvaldo Ulloa en un comunicado.

Con el apoyo del Ministerio de la Ciencia, la Universidad de Concepción, y el patrocinio de Lotería Chile, la nueva expedición surgió gracias a una invitación del empresario y explorador estadounidense Victor Vescovo -propietario del buque de investigación “DSSV Pressure Drop”- quien ha roto los récords de exploración tripulada de las fosas oceánicas más profundas del mundo.

Lee también: Descubriendo especies en la Patagonia chilena antes de que se extingan

“Espero con mucho interés esta próxima expedición, y me alegro de trabajar con el Dr. Osvaldo Ulloa y el equipo de ciencias marinas chileno. Creo que será un gran día para la ciencia y la tecnología de los océanos, y para la gente de Chile”, expresó Vescovo.

La profundidad de la Fosa de Atacama en primera persona

La fosa es producto del proceso geológico de subducción o superposición entre dos placas tectónicas: la placa de Nazca y la litosfera continental de la placa Sudamericana, que son responsables de la formación de montañas, volcanes, sismos, fallas geológicas, expansión de océanos, entre otros. Es por ello que para el IMO es esencial mapear el fondo marino de dicha área y asentar los sensores de su futuro Proyecto IDOOS, pretende establecer el primer sistema de observación de este tipo de manera interdisciplinar, aunando la geofísica con la oceanografía.

Sobre eso, el ministro de Ciencia, Andrés Couve, aseguró que la expedición permite “mover la frontera de lo conocido y abrirnos a nuevos saberes e interrogantes que ponen en valor las condiciones propias del territorio y de la ciencia de campo, siguiendo una larga tradición que inicia Claudio Gay”.

Será documentado por el equipo cinematográfico responsable del documental Atacamex -liderado por Julián Rosenblatt– esperando con ello registrar una nueva hazaña para la ciencia chilena que constituya tanto un testimonio cultural como un aporte patrimonial que contribuya a consolidar la cultura marítima de nuestro país.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias