Por María Jesús Cardemil
{"multiple":false,"video":{"key":"oVsPAYCMgu","duration":"00:00:54","type":"video","download":""}}
VIDEO RELACIONADO – Greta Thunberg donó 100 mil de dólares a Unicef (00:54)

La crisis sanitaria por el COVID-19 ha cambiado la cotidianeidad y también la forma de hacer activismo ambiental. La tradicional huelga por la acción climática -liderada por Greta Thunberg- debió adaptarse al formato virtual. Todos los viernes, jóvenes de distintas partes del mundo, comparten fotografías en redes sociales con carteles de protesta utilizando el hashtag #ClimateStrikeOnline.

“La gente está empezando a darse cuenta de que no podemos seguir desviando la mirada de estas cosas”, asegura Thunberg. “No podemos seguir barriendo estas injusticias debajo de la alfombra”. La activista medioambiental, aseguró que el mundo está atravesando un “punto de inflexión social” sobre el clima y cuestiones como Black Lives Matter. Todo tras declaraciones hechas a BBC News

Lee también: Greta Thunberg y Día de la Tierra: “La crisis del coronavirus nos ha demostrado que nuestra sociedad no es sostenible”

La joven expresó que el encierro le ha dado tiempo para relajarse y reflexionar lejos de la mirada pública. Sobre un plan de recuperación verde, asegura que este no resolverá la crisis por sí solo. Plantea que incluso, si los países logran las reducciones de carbono que prometieron, todavía nos encaminamos a un aumento de la temperatura global “catastrófica” de 3-4 grados.

Por esto, considera que “la crisis climática y ecológica no puede resolverse dentro de los sistemas políticos y económicos actuales”. La joven sueca, señaló que “esa no es una opinión. Es un hecho”. Para ella, la única forma de evitar el colapso es romper los contratos y acuerdos existentes entre empresas y países.

Greta Thunberg planteó que la manera para reducir las emisiones en la escala necesaria es hacer cambios fundamentales en nuestros estilos de vida, comenzando en los países desarrollados. Sin embargo, cree que ningún líder tenga la valentía de hacer eso. En cambio, “simplemente se abstienen de informar las emisiones, o las trasladan a otro lugar”.

¿Por qué no?

La vocera del movimiento “Fridays For Future” Santiago, Dominga Espiñeira asegura a Desafío Tierra que el cambio climático sigue siendo una crisis que tiene que ser socorrida por las personas y gobiernos, “actualmente se le da más énfasis a la emergencia sanitaria, pero no podemos olvidar que nuestra casa se quema y la de millones de seres vivos”. La activista declara que “el COVID-19 ha demostrado que tenemos la capacidad de reaccionar y responder frente a problemáticas mundiales ¿por qué no hacer lo mismo con el cambio climático?”.

Sobre cómo avanzar hacia un futuro sostenible y respetuoso con el medio ambiente, cree que no basta con cambiar el modelo económico que tenemos actualmente, por uno más verde. “No quito el hecho que nuestro sistema actual es el menos indicado para un desarrollo sostenible y ecológico, pero también es necesario que ocurra un despertar en las personas y sociedad”, dice Espiñeira. Afirma que debemos “entender que los recursos son finitos, la naturaleza tiene ciclos y debemos respetar nuestro hogar, estas son actitudes necesarias para luchar contra el cambio climático y la sexta extinción masiva”.

Lee también: Coronavirus: Cambio climático pasa a segundo plano para la ONU y Greta Thunberg está en cuarentena

La joven considera que el rol que juegan el gobierno y la ciudadanía en la reducción de emisiones es crucial. Y que es evidente que “la ciudadanía es quien debe exigir, dado que el gobierno es responsable, y consecuentemente, éste debería responder invirtiendo en educación ambiental, invertir en centros de reciclaje, cobrar impuestos a empresas que emanan gases de efecto invernadero, proteger nuestra biodiversidad y a las personas”, concluye la vocera del movimiento liderado por Greta Thunberg.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias