{"multiple":false,"video":{"key":"bJcdIb","duration":"00:00:11","type":"video","download":""}}

La imágenes son impresionantes, solo doce meses le tomó al glaciar Pine Island Glacier (PIG) desprender un enorme iceberg de unos 300 kilómetros cuadrados. Una velocidad que en términos de deshielo es vertiginosa. Las postales las publicó la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) y dan cuenta de los estragos del calentamiento global.

El iceberg que se separó del glaciar PIG es más grande que las Islas Caimán y casi del tamaño de Malta, son referencias que suelen usarse para ilustrar la magnitud de fenómeno. Observar cómo se desprendió esta gran pieza de hielo fue posible gracias a la misión Copernicus Sentinel-1 de la ESA que ha estado monitoreando las grietas del glaciar desde febrero de 2019.

Lee también: Un nadador atraviesa las frías aguas de la Antártica para alertar sobre el deshielo

El radar utilizado por la ESA es capaz entregar imágenes sin importar el día o la noche y esto permite ver su comportamiento durante todo el año, lo que es especialmente importante durante los largos y oscuros meses de invierno en el continente blanco.

La ESA informó que, gracias a las imágenes de las misiones satelitales Copernicus Sentinel, el año pasado se detectaron dos grandes grietas en el glaciar y los científicos han estado monitoreando de cerca la rapidez con la que crecían estas grietas.

La animación divulgada utiliza 57 imágenes de radar capturadas por la misión Copernicus Sentinel-1 entre febrero de 2019 y febrero de 2020 (el último fotograma es del 10 de febrero de 2020) y muestra cuán rápido crecieron las grietas emergentes y condujeron a este evento de parto.

El glaciar Pine Island, junto con su vecino glaciar Thwaites, conectan el centro de la capa de hielo antártica occidental con el océano. El aumento de la temperatura del planeta ha ocasionado que  estos glaciares descarguen cantidades significativas de hielo en el océano, de hecho, científicos temen que el deshielo del Thwaites pueda subir los niveles de los océanos en unos catatróficos tres metros.

Glaciar Thwaites

Estos dos glaciares han estado perdiendo hielo en los últimos 25 años. Debido a su ubicación extremadamente remota, los satélites desempeñan un papel fundamental en la medición y monitoreo que permiten observar el momento y el ritmo de la retirada de los glaciares en la Antártida.

Desde principios de la década de 1990, la velocidad del deshielo del glaciar Pine Island ha aumentado dramáticamente a valores que exceden los 10 metros por día. Su frente de hielo flotante, que tiene un espesor promedio de aproximadamente 500 metros, ha experimentado una serie de eventos de desprendimientos en los últimos 30 años, algunos de los cuales han cambiado abruptamente la forma y la posición del frente de hielo, asegura la ESA.

Lee también: Thwaites: El glaciar que, según expertos, amenaza con subir el nivel del mar en 3 metros

Estos cambios han sido mapeados por satélites construidos por la ESA desde la década de 1990, con eventos de desprendimiento en 1992, 1995, 2001, 2007, 2013, 2015, 2017, 2018 y ahora 2020.

“Los satélites gemelos Sentinel-1 de Copernicus han establecido un ojo de buey a través del cual el público puede ver eventos como este, en regiones remotas de todo el mundo. Lo que es inquietante es que el flujo de datos diarios revela el ritmo dramático al que el clima está redefiniendo la faz de la Antártida“, dijo Mark Drinkwater, científico senior y especialista en criósfera.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias