(CNN) -Los devastadores incendios forestales recientes de Australia arrojaron tanto humo a la atmósfera de la Tierra como una poderosa erupción volcánica, lo que provocó el enfriamiento de los océanos de la región con impactos potencialmente duraderos, según los autores de un nuevo estudio.

Decenas de personas murieron en la temporada de incendios forestales de Australia 2019-2020, la cual fue una de las peores registradas. Más de 10 millones de hectáreas de tierra se quemaron y se estima que más de mil millones de animales han muerto, muchas de las cuales están al borde de la extinción.

Lee también: Para salvar a los koalas: Drones lanzarán semillas para aumentar el número de árboles de goma

Utilizando datos de dos misiones satelitales, los científicos encontraron “niveles récord de AOD resultantes del humo de los incendios forestales australianos que se inyectaron en la estratosfera“, detallaron en el estudio publicado en la revista Science.

Los investigadores del Instituto de Investigación Biológica de Israel y el Instituto de Ciencias Weizmann detallaron que los primeros meses de 2020 el humo de los incendios se transportó 35 kilómetros hasta la estratosfera, la segunda capa de la atmósfera.

Los aerosoles en la capa más baja de la atmósfera, la troposfera, tienen una vida útil mucho más corta, desde minutos hasta semanas. Pero no hay nubes de lluvia en la estratosfera superior para eliminar los contaminantes, lo que significa que los aerosoles pueden durar meses o incluso años, recalcaron los expertos.

Esto se ve cuando erupciones volcánicas envían aerosoles a lo alto de la estratosfera, pudiendo causar cambios meteorológicos. Pero al carecer del poder explosivo de los volcanes, es mucho más extraño que el humo de los incendios forestales llegue a la estratosfera.

Después de meses de incendios en Australia, los niveles de aerosoles en el hemisferio sur aumentaron en más del 50% en comparación con los promedios de los 17 años anteriores. Los investigadores señalaron que “incluso eclipsaron a los medidos después de la erupción del monte Pinatubo, la segunda erupción más grande del siglo XX”.

El monte Pinatubo entró en erupción en Filipinas en 1991, expulsando enormes cantidades de ceniza, humo y dióxido de azufre a lo alto de la estratosfera. Durante más de dos años, los fuertes vientos estratosféricos esparcieron estas partículas por todo el mundo, enfriando significativamente la superficie de la Tierra al absorber la luz solar.

Los efectos de los incendios de Australia ya se están haciendo evidentes, menos de un año después del final de la temporada. Las grandes cantidades de humo emitidas significaron que menos energía solar llegó a la superficie de la Tierra, enfriando las temperaturas en 1 vatio por metro cuadrado sobre mares sin nubes, dijo el estudio.

Lee también: Preocupante situación: Pájaro australiano dejó de cantar debido al alarmante descenso de su población

Varios factores explican por qué el humo llegó tan alto a la estratosfera; Los incendios fueron intensos y a gran escala, se extendieron por muchos estados y ardieron por meses. Además, tuvieron lugar en latitudes más altas, donde la tropopausa, el límite entre la troposfera y la estratosfera, es menos profunda, lo que facilita que el humo atraviese la capa superior.

Australia experimenta una temporada de incendios todos los veranos, pero la temporada 2019-20 se produjo durante una gran ola de calor y una de las peores sequías del país en décadas, lo que avivó las llamas y dificultó las condiciones de extinción de incendios. Los expertos también dicen que el cambio climático ha empeorado el alcance y el impacto de los desastres naturales.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias