Crédito: Agencia Uno

Santiago ocupa el puesto 26 dentro de las capitales del mundo más afectadas por la contaminación del aire, según el ranking de IQair, presentado en marzo de este año. Ahora, un nuevo estudio sugirió que este fenómeno puede poner en riesgo el sentido del olfato.

Especialistas de la prestigiosa Johns Hopkins Medicine revelaron que respirar pequeñas partículas de contaminación durante largos períodos de tiempo puede aumentar las posibilidades de padecer anosmia o pérdida del olfato. El estudio fue publicado en la revista JAMA Network Open.

Lee también: Por aire y mar: Estudio expone que la contaminación por microplásticos viaja alrededor del mundo

Para llegar a esta conclusión, el equipo analizó a 2.690 personas de diferentes partes del mundo, cuyas edades fluctuaban entre 18 años o más. Tras diferentes evaluaciones de otorrinolaringólogos realizadas entre enero de 2013 y diciembre de 2016, descubrieron que 538 tenían anosmia.

“Es curioso que todo el grupo que había perdido el sentido del olfato tuviera una exposición significativamente mayor a estas partículas, en comparación con el grupo que no desarrolló la enfermedad”, sostuvo el autor principal del estudio, el Dr. Murugappan Ramanathan.

Para estudiar en profundidad este fenómeno, los investigadores introdujeron los datos obtenidos en un modelo informático complejo, que incluyó mediciones ambientales meteorológicas y satelitales, además de diferente información para estimar los niveles de contaminación de PM2.5.

Lee también: Investigación: Mala calidad del aire se asocia a un mayor riesgo de padecer Alzheimer

Los expertos se centraron en la exposición a la contaminación del aire PM2.5, la cual, dependiendo del lugar, puede incluir una serie de materiales como polvo, suciedad, hollín, humo y metales. Su presencia se ha relacionado con enfermedades cardiovasculares y otros padecimientos como el asma.

“La exposición a largo plazo a altos niveles de PM2.5 representa un factor de riesgo común para la pérdida del sentido del olfato, especialmente en poblaciones vulnerables como las personas mayores, pero también uno que es potencialmente modificable si las fuentes de emisión se pueden controlar mejor”, concluyó Ramanathan.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias