{"multiple":false,"video":{"key":"oVA5MHxZzu","duration":"00:04:09","type":"video","download":""}}

¿Se acuerdan cuando las energías renovables tenían apellido? Eran “no convencionales”. No fue hace mucho porque hace una década las fuentes solares o eólicas eran tecnologías emergentes, con mucho potencial pero con grandes dudas sobre confiabilidad y costos.

Pero crecieron muy rápido y hoy aparecen como el único camino posible ante el desafío de reducir emisiones a nivel global. Su desarrollo ha sido tan fuerte que el problema a resolver actualmente es cómo almacenar y distribuir esa energía en el sistema y cómo utilizarla en otros sectores como el transporte.

¿Hablemos de energías limpias? Porque mañana puede ser muy tarde.

Por décadas hemos dependido principalmente de los combustibles fósiles para producir energía eléctrica. Pero el 2025, esa tendencia quedará atrás.

La Agencia Internacional de Energía estima que para ese año las fuentes de generación limpias serán el principal aportante a la matriz: paneles solares, turbinas eólicas, centrales hidroeléctricas o centrales de biomasa producirán uno de cada tres kilovatios consumidos en el mundo.

Lee también: Investigación reveló que el reciclaje de papel sólo beneficia al medio ambiente si se realiza con energías renovables

El imperio de las renovables está cerca y es un camino sin retorno porque además es un gran negocio.

“Ahora son imparables. “Ahora los mejores proyectos, tanto eólicos como solares, se están produciendo a dos centavos de dólar. Esta es la energía más barata jamás producida, cualquier tecnología, jamás en el mundo en la historia del planeta. Así que estamos en un lugar completamente diferente”, aseguró Michael Liebreich, Consultor de Liebreich Associates.

“La electricidad es solo un 20% de la demanda de energía en el mundo. Lo que tenemos que ver ahora es innovación”, agregó.

Uno de los desafíos ahora está en la capacidad de construir sistemas inteligentes que nos permitan aprovechar de mejor manera esta generación verde.

No basta solo con la generación de electricidad limpia, sino de adaptar otros espacios en sistemas productivos, en la ciudad y en el transporte. Los autos eléctricos podrían dar una respuesta, no solo en la demanda sino también en alargar el ciclo del uso de esa energía.

“Los autos eléctricos son ahora más caros que los no eléctricos. Y realmente queremos que la movilidad eléctrica sea accesible para todas las personas. Es necesario bajar los precios. Por lo tanto, es necesario fabricar vehículos y hacerlos accesibles para más personas. Pero también para utilizar la tecnología y la batería del coche de forma inteligente. Básicamente, ganar dinero mientras la batería está parada”, aseguró Robin Berg, Director We Drive Solar

Lee también: Hito: capacidad instalada de energías renovables alcanzó el 50% del sistema chileno

“Así que desarrollamos una tecnología de estación de carga que no solo puede cargar el automóvil con energía solar, sino también descargar el automóvil y usar energía solar cuando el sol no se está cargando”, agregó.

El almacenamiento de energía en baterías a gran escala es el siguiente paso. Y será una pieza fundamental en la transición a un sistema más limpio. Sólo así se podrá usar plenamente el potencial de producción que tienen estas fuentes, con flexibilidad y eficiencia. En esa línea la integración con distintas fuentes de almacenamiento puede ayudar al proceso.

“Con el fin de abordar el cambio climático, dejamos de lado los combustibles fósiles y se puede hacer muy rápidamente sin impactos económicos significativos o en la confiabilidad del sistema. Hemos aprendido mucho sobre cómo integrar todas las energías renovables al resto del sistema, pero lo hemos hecho sin agregar ningún almacenamiento, solo con un mix entre fuentes de viento, solar, biomasa y geotérmica. Es un desafío enorme, pero demostramos que podemos hacerlo sin necesariamente cambiar demasiadas cosas”, concluyó Nancy Rader, Directora Ejecutiva de la Asociación de Energía Eólica de California.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias