(CNN) – Canadá, Nigeria, Japón y Pakistán se encuentran entre las 31 partes que se unen a un compromiso global, liderado por los EE.UU. y la Unión Europea (UE), de reducir las emisiones de metano que causan el calentamiento del planeta en un 30% para el final de la década.

El enviado residencial para el Clima de EE.UU., John Kerry, dijo que el acuerdo, que se anunció el mes pasado, ahora incluía a nueve de los 20 principales emisores.

Eso representa más del 60% de la economía mundial“, dijo Kerry en una conferencia de prensa virtual con Frans Timmermans de la UE, quien también supervisa los problemas climáticos.

Lee también: Biden instó a los líderes mundiales a reducir las emisiones de metano en un 30% para 2030

Los científicos dicen que reducir las emisiones de metano es la forma más rápida de frenar el calentamiento global. El metano tiene un efecto de calentamiento más fuerte que el efecto de calentamiento del dióxido de carbono, aunque no permanece tanto tiempo en la atmósfera.

Los funcionarios de la administración de Biden, incluido Kerry, han calificado el freno a las emisiones de metano como una de las estrategias a corto plazo más importantes para frenar la crisis climática.

Las concentraciones de metano en la atmósfera han aumentado rápidamente durante la última década, con tasas de crecimiento promedio de cinco años que ahora rivalizan con las observadas en la década de 1980.

El presidente Biden anunció el acuerdo con la UE el 17 de septiembre en una reunión virtual con otros líderes mundiales sobre el clima. La UE ha estado haciendo campaña para que otros países se unan antes de la crucial conferencia climática COP26 en Glasgow, que comenzará a finales de este mes.

El metano es el componente principal del gas natural que se usa ampliamente para cocinar y calentar hogares, pero también puede producirse en la naturaleza por erupciones volcánicas, descomposición de materia vegetal, vertederos, ganado y fugas de la infraestructura de petróleo, gas y carbón.

Referencial Pexels

El gas natural ha sido aclamado como un “combustible puente” que haría la transición de Estados Unidos a la energía renovable porque es más eficiente que el carbón y emite menos dióxido de carbono cuando se quema. Lo que es más importante para la industria, el gas natural se encuentra en abundancia en todo el mundo y es menos costoso extraerlo del suelo.

Pero los defensores de este nuevo gas “más limpio” pasaron por alto una amenaza peligrosa: que podría filtrarse, sin quemarse, a la atmósfera y causar un calentamiento significativo.

Lee también: Científicos advierten que el hidrógeno azul es dañino para el medio ambiente

En un informe publicado la semana pasada que estableció vías para reducir las emisiones de metano en un 75% durante esta década, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) enfatizó el papel de las reducciones en las operaciones de petróleo, gas y carbón, diciendo que tendrían impactos inmediatos.

Las operaciones de combustibles fósiles emitieron casi 120 millones de toneladas de metano el año pasado, casi un tercio de todas las emisiones de metano de la actividad humana, informó la AIE.

“Muchas de estas emisiones son simplemente fugas a lo largo de la cadena de producción y suministro que los operadores no logran capturar o evitar. Hay formas rentables de limitar estas emisiones, especialmente en el sector de petróleo y gas“, dijo la institución en un comunicado.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias