Por Andrea Moreno Espinosa
{"multiple":false,"video":{"key":"czl3zQplH3D","duration":"00:03:42","type":"video","download":""}}
VIDEO RELACIONADO – Cambio climático y océanos: Informe IPCC (03:42)

El coronavirus, ébola, influenza e incluso VIH, son enfermedades zoonóticas. Patologías transmitidas de animales a seres humanos. Provenientes en su mayoría de murciélagos, pangolines, ratones y vacas. Todos ellos agentes infecciosos que naturalmente relacionamos a la tierra.

¿Pero qué pasa con el océano?

En él habitan cerca de 750.000 especies sin identificar. Unas 300.000 más de lo que en un comienzo se pensó. Una extensa vida marina de la que poco se comenta pero tener noción de ella es aún más importante, para entender de qué manera los virus han contribuido a la sobrevivencia de la humanidad.

Lee también: Chile es el primer país latinoamericano en instalar boyas inteligentes para proteger a las ballenas y al medio ambiente

Para Osvaldo Ulloa, director del Instituto Milenio de Oceanografía, hasta hace 30 años, se consideraba que la cantidad de virus en el mar era baja y que, por lo tanto, no cumplían un rol ecológico importante. Dice que hoy ya saben que son tremendamente abundantes, por cada bacteria hay 10 virus en cada mililitro de agua de mar.

Tanto así, que los virus son la entidad más abundante en el océano. Cerca del 40% de ellos proceden del ártico. Ahora bien, al igual que las bacterias, los virus también son parte del ecosistema. Su importancia radica en la estrategia que según una teoría es denominada “Kill The Winner”; un mecanismo para controlar aquellas poblaciones que se disparan. Así no solo cumplen un rol patógeno, sino también evolutivo. Cambian la manera de entender la evolución.

Son predadores de microorganismos, incluyendo las micro algas. También que pueden transferir genes de un microorganismo a otro, por lo tanto, cumplir un rol evolutivo importante: infectan y matan a los microorganismos. Pero esto es la punta del iceberg, el funcionamiento del océano sin los virus, seguramente sería muy distinto y, justamente una tarea pendiente es entender mejor el rol de los virus en el océano. Al final, han sido parte de nuestro mundo natural por miles de millones de año. Actuando no solamente como predadores, sino que agentes evolutivos”, dice Ulloa.

Investigadores dedujeron que existían cerca de 200.000 tipos diferentes, casi el 90% de los cuales eran nuevos para la ciencia.

Para Consuelo Gazitúa, doctora en Ciencias Biológicas, (ViromicaConsulting) el efecto de los virus tiene directa relación con el impacto de su hospedero (el organismo a quien ataca y donde se reproduce). Los virus modulan la abundancia de la población de su hospedero, como vemos actualmente con el coronavirus, con el VIH o, anteriormente, con la gripe española. También han sido relevantes en la evolución de los seres humanos, gracias a su capacidad de insertarse en nuestro ADN y a cómo han forzado la adaptación del cuerpo a sus infecciones. Pero los virus también infectan animales, plantas e incluso microorganismos unicelulares como las bacterias.

En el caso de los virus que infectan bacterias, conocidos como fagos, su impacto puede ser a nivel global: infectando y modulando bacterias relevantes en el ciclo del carbono o el nitrógeno, por dar un ejemplo. También controlan florecimientos algales, algunos de ellos nocivos como la marea roja (provocado principalmente por dinoflagelados y diatomeas).

En un aspecto más relacionado con la salud humana, los fagos pueden controlar nuestra microbiota (microorganismos que viven dentro o sobre nuestro cuerpo, como la microbiota intestinal), o incluso a nivel aplicado, pueden ser una alternativa al uso de antibióticos, mediante la terapia de fagos, donde un virus específico infecta y mata un patógeno específico. Esta aplicación es de gran relevancia considerando el aumento de bacterias resistentes a antibióticos”, aseguró Gazitúa.

Lee también: Si el océano es fundamental para nuestra supervivencia, ¿qué le permite vivir a él?

Además agrega que se estima que hay 100 millones de especies de virus que infectan eucariontes (animales, plantas, hongos y protozoos) y al menos otros 100 millones de especies de virus que infectan a procariontes (bacterias y arqueas). Tan sólo en el océano encontramos 50 millones de virus en una cucharadita de agua (o 10 millones de virus por ml de agua).

Se desconoce que virus marinos puedan infectar humanos, pero lo que sí se ha reportado son casos de contaminación de ambientes marinos con enterovirus provenientes de aguas servidas, los que pueden sobrevivir en ese ambiente y volver a infectar a las personas.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias