{"multiple":false,"video":{"key":"b48bu8JzPI","duration":"00:03:22","type":"video","download":""}}

La ONU calcula que para 2050 el cambio climático será la causa del desplazamiento de una persona por cada 45 en el planeta. Esta cifra sobrepasa la actual población migrante mundial. La crisis climática que afecta al planeta está obligando a muchas personas alrededor del mundo a migrar a otros lugares y Chile, por su puesto, no ha sido la excepción.

Como el caso de Juan Jería, un agricultor afectado por la sequía, miles de personas han visto convertirse en un desierto lo que antes era un verdadero oasis. Vive en sector de Nihue Bajo, en San Pedro, cerca de Melipilla, donde no tienen agua desde hace casi un mes. Él es la cara visible de un fenómeno que se está gestando en Chile. Migración climática se le ha denominado. Su nombre lo dice, las familias afectadas han tenido que buscar un nuevo lugar para vivir.

Lee también: Las víctimas de la sequía en Chile, uno de los países con más agua por persona en el mundo

Con esta necesidad de desplazarse han perdido sus fuentes de sustentos y deben enfrentarse a oficios desconocidos para ellos hasta el momento. La vida les cambia dramáticamente.

Para Juan, la pala era su confidente, la tierra su secreto, ambos estrangulados en una agonía lenta y despiadada. En la que la cosecha es cada día más cruda y los frutos se secan al igual que su esperanza.

El sol de testigo de los últimos respiros que da su campo. Un escenario brutal, del que ha debido tomar nuevos horizontes.

“He tenido que salir a trabajar afuera, porque aquí la agricultura para uno ya murió”, dice resignado el agricultor desplazado por la sequía.

“La migración, cuando es forzada, cuando tiene que ver con que tu habitabilidad es imposible, siempre conlleva trauma y dolor”, explica Manuel Tironi, sociólogo de la Universidad Católica.

Fenómeno tan potente que está dentro de las cuatro causas más frecuentes de migración: económica, política, por guerra y, ahora, por desastres naturales, en este caso, la sequía.

Entre 2005 y 2015, los desastres naturales provocaron pérdidas por más de 96 mil millones de dólares y las sequías son responsables del 83 % de esa cifra, lo que representa casi 80 mil millones de dólares.

La migración por cambio climático no es algo nuevo en el mundo. De acuerdo con la ONU, los asentamientos humanos han seguido, históricamente, un patrón de respuesta a estas variaciones.

Somalia, ubicado al este del continente africano sufre hoy, un nivel de sequía tan catastrófico que podría dejar a unos 2,2 millones de personas con hambruna, esto significa casi el 20% de la población.

Volver a Chile no es más esperanzador. El Gobierno declaró en sequía a 17 comunas de la Región Metropolitana. Una de ellas, Nihue y sus alrededores. Donde vive Juan.

Ya hay estudios que establecen la inequívoca relación entre el cambio climático y la pobreza. “Van a haber lugares donde se va a concentrar aún más la pobreza, porque muchas comunidades no podrán migrar”, comenta el sociólogo de la UC.

A inicios de febrero de 2020 el gobierno recibió el primer informe de la propuesta para la Mesa Nacional del Agua. Sin embargo, la migración humana no está contemplada dentro de los principales desafíos de la propuesta.

No hemos visto una migración del campo a la ciudad por un tema de sequía. Nosotros estamos con una agricultura que crece todos los años”, declaró el ministro de Agricultura, Antonio Walter. 

Lee también: El racionamiento de agua podría ser inminente a causa de la mega sequía en Chile

Pero, no hay datos oficiales de cuántas personas, como Juan, han tenido que dejar sus tierras desplazarse a otras zonas para trabajar, producto de la sequía que afecta al país.

La escasez hídrica es uno de los motivos por los que se está desarrollando esta migración, pero no es la única. Hay otras causas ligadas al calentamiento global, como la erosión de la línea costera, de las inundaciones del litoral y de los estragos de la agricultura.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias