{"multiple":false,"video":{"key":"czt6A3RceCv","duration":"00:00:51","type":"video","download":""}}

“El señor de las hormigas”, “Darwin de la era moderna” y el “padre de la biodiversidad”. Así era conocido y será recordado el premiado naturalista estadounidense Edward O. Wilson, quien a sus 92 años falleció el domingo en la ciudad de Burlington.

La lamentable noticia fue dada a conocer por su fundación homónima, quienes no entregaron más detalles en relación a las causas de su deceso. “Su regalo fue una profunda fe en las personas y nuestra determinación humana compartida de salvar el mundo natural”, manifestaron.

Lee también: Estudios, COP26, animales en peligro de extinción y la acción climática, lo que marcó la agenda ambiental este 2021

Wilson es considerado el cientificos más influyente de nuestro siglo debido a las grandes contribuciones que realizó, entre ellas la introducción de conceptos como biodiversidad, conducta social, éxito reproductivo, parentesco genético o biofilia -el placer espontáneo que siente un humano al estar en contacto con la naturaleza- a la literatura científica.

Asimismo, fue el responsable de establecer la sociobiología como un nuevo campo de la ciencia, apuntando a estudiar el comportamiento social de los animales y humanos.

El también biólogo fue el primero en investigar cómo se comunican las hormigas, descubriendo que lo hacen mediante un intercambio de sustancias químicas llamadas feromonas.

Lee también: La historia de las mujeres que protegen los bosques amazónicos de Brasil

El entomólogo, mayor especialista de hormigas en el mundo y académico emérito de la Universidad de Harvard será recordado por haber abogado por la unificación del saber desde el área de las ciencias naturales hacia la humanidad observada en su obra Consilience. También era un ferviente activista climático que inspirará a las siguientes generaciones.

Figuras como el ex presidente de EE.UU. Bill Clinton se refirieron a su muerte. “E.O. Wilson nos enseñó mucho sobre la importancia de preservar nuestra rica biodiversidad, y quizás más importante hoy en día, cómo la cooperación, no el conflicto, ha permitido a la humanidad sobrevivir y prosperar. Sus últimos libros nos dejaron una hoja de ruta para el futuro. Me sentí honrado de conocerlo”, indicó en su cuenta de Twitter.

Lee también: Comunidad Indígena Colla interpuso una reclamación por proyecto fotovoltaico en Atacama

Su carrera en hitos y galardones

En 1975 publicó el libroSociobiology: The New Synthesis, uno que estipula el importante rol que marca la genética en el comportamiento de los animales. En uno de sus capítulos habla sobre cómo esto ocurre también en los humanos, es decir que su comportamiento tiene genes que los hacen ser más agresivos, bondadosos, entre otros, y el libre albedrío sería una “ilusión”.

En 1979 ganó el Premio Pulitzer de no ficción por su libro On Human Nature.

En 1990 volvió a obtener un Premio Pulitzer de no ficción por la obra The Ants, una en que junto a Bert Hölldobler analizaron la anatomía y el comportamiento de las hormigas.

En 1994 publicó su autobiografía, llamada El Naturalista.

Recibió la Medalla Nacional de la Ciencia en Estados Unidos y el Premio Internacional de Biología, Japón, entre otros.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias