(CNN) – Un raro pájaro kiwi de color blanco como la nieve, que inspiró un libro para niños y fue el primero de su tipo que nació en cautiverio murió en Nueva Zelandia después de múltiples cirugías para extraer un huevo no fertilizado.

El ave, llamado Manukura, que significa “de categoría principal” en maorí, murió el domingo, de acuerdo a un comunicado del Centro Nacional de Vida Silvestre Pūkaha, ubicado a 125 km. de la capital nacional, Wellington.

El kiwi marrón de la Isla Norte se incubó en Pūkaha en mayo de 2011, con un rasgo genético raro que resultó en plumas blancas en lugar del marrón estándar, siendo vista como una “gran bendición” por la tribu local Rangitāne o Wairarapa, quienes la vieron como un símbolo unificador.

Lee también: Con sólo cuatro meses de edad los cuervos serían igual de inteligentes que primates adultos

Incluso inspiró un libro de Joy Cowley, una de las autoras de ficción infantil más prolíficas de Nueva Zelandia, así como una línea de peluches y otros llamativos recuerdos.

“En los últimos 10 años, deleitó a muchas personas y, a su manera tranquila, destacó la precaria situación del kiwi en la naturaleza (…) Será muy extrañada”, sostuvo Kathy Houkamau, miembro del Departamento de Conservación de Wairarapa y gerente del centro en Pūkaha cuando el ave eclosionó.

El centro detalló que Manukura fue llevada a veterinarios especializados a principios de diciembre después de que sus cuidadores notaron que no estaba comiendo y perdiendo peso. Ellos encontraron un huevo sin fertilizar que no pudo poner y aunque la operación para extirparlo fue exitosa, necesitó más cirugías y su salud se deterioró en las semanas siguientes.

It is with great sadness we announce the loss of our dear friend Manukura.

After rangers caring for Manukura noticed…

Publicado por Pūkaha National Wildlife Centre en Domingo, 27 de diciembre de 2020

“Ella es una parte muy importante de la familia Pūkaha y siempre nos hemos sentido bendecidos de tenerla para ayudarnos a contar la historia de conservación de Aotearoa (Nueva Zelandia en maorí)”, manifestó Emily Court, gerente general de Pūkaha, quien agregó que fue “uno de los días más tristes” que el centro ha experimentado.

Lee también: Estudio revela que las aves no voladoras se están extinguiendo por culpa de la acción humana

Si bien el kiwi blanco existe en la naturaleza, se considera tan raro que ver uno en su hábitat natural es muy poco probable. A Manukura le sobrevive su hermano menor Mapuna, quien es parte del programa de cría en cautiverio de Pūkaha.

Según el Departamento de Conservación de Nueva Zelandia, quedan alrededor de 68 mil kiwis, detallando que el 2% de las aves no protegidas se pierde cada año. Las amenazas incluyen depredadores como armiños, perros, gatos y hurones.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias