Por Christian Noguchi
{"multiple":false,"video":{"key":"gqoQ3WCG9IuHS","duration":"00:25:22","type":"video","download":""}}
VIDEO RELACIONADO – Entrevista a Claudio Azat: Zoonosis y coronavirus (25:22)

Un operativo por contrabando. Esa fue la primera pista para investigadores del Instituto Conjunto de Virología y el Laboratorio Guangdong de Enfermedades Infecciosas Emergentes, pertenecientes a la Universidad de Hong Kong en China.

Se trataba del tráfico ilegal de 18 pangolines. Fueron traídos desde Malasia, tras una operación por contrabando realizada entre agosto de 2018 y enero de 2019.

Lee también: ¿Murciélagos o pangolines? Científicos admiten que no tienen certeza del origen animal del coronavirus

Esta es una especie oriunda de Asia y posee el triste título de ser el mamífero más traficado de manera ilegal en el mundo. Especialmente, en el sur de China, donde en muchos casos termina convirtiéndose en alimentación y también para usos medicinales.

Lo interrogante surgió cuando investigadores les efectuaron muestras genéticas. El resultado: cinco de estos animales, presentaron tipos de coronavirus asociados al SARS-Cov-2.

Luego en una segunda incautación, identificaron el mismo patrón en tres de 12 nuevos ejemplares. Finalmente, en un tercer operativo, concluyeron lo mismo en un último ejemplar.

“Los virus aislados de estas muestras tienen una similitud de secuencia genética de entre aproximadamente el 85% y el 92% al SARS-CoV-2”, indica el estudio publicado hoy en la revista de ciencia Nature.

Pero atención, la sospecha de su transmisión a humanos sigue aún siendo eso: una sospecha.

Esto se debe a la “carencia de una alteración específica” que sí se observa en el coronavirus que afecta a humanos. Esto provoca la interrogante de conocer si efectivamente lo que se detecta en los pangolines, puede llegar a ser transmitido a nuestra especie.

Esta revelación científica resalta “la potencialidad” que podrían tener los mamíferos en la ecología de los coronavirus. Sin embargo, no necesariamente implica una relación directa de estos mamíferos en la transmisión del SARS-CoV-2 a los humanos”, cita el mismo artículo científico.

Sopa de murciélagos en Wuhan

Entre teorías de la conspiración y miles de mitos que han surgido, y también expandido, por conocer en qué momento el humano se contagió por primera vez de SARS-Cov-2, esta es una de las más comentadas.

Una sopa a base de murciélagos servida en el mercado de mariscos de Wuhan, consumida por el misterioso “paciente cero” habría sido el detonante. Pero nada es eso, por ahora, ha logrado ser comprobado científicamente.

Lo que sí señala la evidencia es que los murciélagos podrían ser animales capaces de “hospedar” el virus en sus organismos. Es una hipótesis real que continúa también en estudio, para una confirmación total y verídica.

Lee también: ¿Por qué la tasa de letalidad del COVID-19 en Alemania es mucho más baja que en otros países?

Ahora, con esta segunda gran sospecha con los pangolines, los autores del estudio proponen que el manejo y traslado de esta especie tenga un férreo control por parte de autoridades sanitarias en todo el planeta. Porque hay que seguir investigando si ellos pueden llevarlo dentro y ser los “transmisores naturales” de lo que hoy ha cobrado y amenaza la vida de miles de personas.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias