{"multiple":false,"video":{"key":"oVqlY4mAIz","duration":"00:01:12","type":"video","download":""}}
 VIDEO RELACIONADO – Investigan misteriosa muerte masiva de cientos de elefantes en África (01:12)

El coronavirus no es lo único que afecta a África Oriental. En medio de una pandemia global, las personas en esta región del mundo también se enfrentan a otra amenaza “extremadamente grave” para sus vidas y sus medios de sustento: la invasión de las langostas.

Las langostas son insectos voraces que pueden acabar con plantaciones completas en cuestión de horas e incluso minutos. Después de uno de los años más húmedos registrados, han estado reuniendo fuerzas desde 2019, ya que las condiciones climáticas les permitieron reproducirse velozmente.

Enjambrados en billones, están destruyendo pastos y cultivos preciosos en lo que se considera la peor plaga regional de langostas en décadas, desde Kenia hasta Etiopía y Yemen, llegando hasta partes del norte de la India.

Si bien muchos están preocupados por la hambruna y las consecuencias económicas de estos enjambres, el entomólogo Dino Martins los ve como una advertencia más existencial de la naturaleza. “Tan terroríficos y dramáticos como son”, dijo a Harvard Gazette en una entrevista reciente, “hay un mensaje más profundo y el mensaje es que estamos cambiando el medio ambiente“.

Martins trabaja en el Centro de Investigación Mpala en el norte de Kenia, y dice que no hay duda al respecto: la degradación ambiental local, el pastoreo excesivo, la deforestación y la expansión de los desiertos están creando las condiciones ideales para que más y más langostas se reproduzcan, reseña Space.

Los primeros enjambres importantes surgieron a fines del año pasado, después de un clima inusualmente cálido y húmedo, y sumaron cientos de miles de millones. En abril, la próxima generación llegó a los cielos, esta vez en billones. Se espera que la tercera generación despegue este julio en un número aún mayor.

Hoy día, estos insectos se controlan comúnmente con pesticidas rociados desde helicópteros en lo alto. Pero esa ruta obviamente tiene consecuencias para la salud humana y la salud de nuestro medio ambiente. El cambio climático, después de todo, está alterando nuestros patrones climáticos y trayendo más lluvia a esta parte del mundo, que solo verá a las langostas prosperar más.

Rick Overson, que trabaja en Global Locust Initiative de la Universidad Estatal de Arizona, dijo recientemente a NPR que cree que nuestras soluciones actuales son demasiado pequeñas. Al final, dice que solo nos cansarán. “Es difícil mantener la financiación y la voluntad política y el conocimiento y el desarrollo de capacidades cuando se tienen estos ciclos de auge y caída impredecibles que podrían desarrollarse durante años o décadas“, dice Overson.

¿Salvar plantaciones o la biodiversidad?

Hasta ahora, más de medio millón de hectáreas de tierra en esta región del mundo han sido tratadas con pesticidas y, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), eso ha ahorrado suficientes cultivos para cubrir los requisitos básicos de cereales para casi 8 millones de personas.

Pero tratar enormes extensiones de tierra con pesticidas es terrible para la biodiversidad. Incluso si no te importan las langostas, claramente hay otros animales a considerar. A medida que los agricultores se desesperan por preservar sus cultivos, más de ellos están rociando pesticidas indiscriminadamente.

Bill Hansson, un ecólogo químico del Instituto Max Planck en Alemania, le dijo a Bloomberg que le preocupa que mueran otros insectos cruciales, como las abejas, en el proceso. A medida que las fuertes lluvias continúan socavando los esfuerzos para controlar las langostas, el director general de la FAO, Qu Dongyu, recientemente solicitó tiempo y cooperación.

En combinación con COVID-19, Qu advirtió que podría haber consecuencias catastróficas en los medios de vida locales y la seguridad alimentaria.

A medio mundo de distancia, Argentina está luchando contra un enjambre de langostas separado de enormes proporciones, y amenaza con extenderse a Paraguay, Uruguay y Brasil. Los expertos sospechan que este evento también podría estar relacionado con el cambio climático.

La manga de langostas en Argentina que generó la alerta a finales de mayo procedente de Paraguay y, según señaló el gobierno de Brasil, está compuesta por langostas de la especie Schistocerca cancellata, que pueden recorrer hasta 150 kilómetros por día y que, en millones de ejemplares juntos, pueden arrasar con cultivos de cereales, pastos y otras gramíneas.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias