(CNN) – Los pulpos, los cangrejos y las langostas son capaces de experimentar dolor o sufrimiento, según un estudio encargado por el gobierno del Reino Unido, que ha añadido a estas criaturas a una lista de seres con sentimientos que deben ser protegidos por las nuevas leyes de bienestar animal.

El informe, elaborado por expertos de la London School of Economics, analizó 300 estudios científicos para evaluar la capacidad de sentir, y concluyó que los cefalópodos (como pulpos, calamares y sepias) y los decápodos (como cangrejos, langostas y langostinos) deben ser tratados como seres que sienten.

Los vertebrados, animales con columna vertebral, ya están clasificados en esta categoría en la nueva legislación sobre bienestar animal que se está debatiendo en el Reino Unido.

Lee también: Senado aprueba proyecto de ley y Francia prohíbe la venta de perros y gatos

Un pulpo común (Octopus vulgaris) se mueve por el fondo marino el 2 de agosto de 2017, en Marsella, Francia.

“El proyecto de ley sobre la sensibilidad del bienestar de los animales proporciona una garantía crucial de que el bienestar de los animales se considera correctamente al desarrollar nuevas leyes. La ciencia ahora sabe claramente que los decápodos y cefalópodos pueden sentir dolor y, por lo tanto, es justo que estén cubiertos por esta pieza vital de la legislación”, dijo el ministro de Bienestar Animal, Zac Goldsmith, en un comunicado.

El proyecto de ley, que aún no es legislación aprobada, creará un comité sobre el sentimiento animal, que emitirá informes sobre la medida en que las decisiones del gobierno han tenido en cuenta el bienestar de los animales que sienten. Forma parte de un plan de acción más amplio del gobierno para el bienestar de los animales.

El informe dice que las langostas y los cangrejos no deben hervirse vivos e incluye las mejores prácticas para el transporte, aturdimiento y sacrificio de decápodos y cefalópodos.ç

Lee también: Twitch: Conoce la nueva categoría dirigida a los amantes de los animales

Más información sobre cefalópodos y decápodos

Una langosta en su nido vista en el puerto Kioni en Ítaca, Grecia el 14 de agosto de 2019.

El informe utilizó ocho formas diferentes de medir la capacidad de sentir, como la capacidad de aprendizaje, la posesión de receptores del dolor, las conexiones entre los receptores del dolor y ciertas regiones del cerebro, la respuesta a los anestésicos o analgésicos y los comportamientos, como el equilibrio entre la amenaza y la oportunidad de recompensa y la protección contra las lesiones o amenazas.

Encontró pruebas “muy sólidas” del sentir en los octópodos y “fuertes” en la mayoría de los cangrejos. En el caso de otros animales de estos dos grupos, como los calamares, las sepias y las langostas, las pruebas eran sustanciales pero no sólidas.

Lee también: Avanza proyecto de ley que prohíbe el testeo animal en la industria cosmética

Sin embargo, el informe señala que estos diferentes grados de evidencia reflejan las disparidades en la cantidad de atención que los diferentes animales han recibido por parte de los científicos.

“La atención científica ha gravitado hacia algunos (animales) en lugar de otros por razones de conveniencia práctica (por ejemplo, qué animales pueden mantenerse bien en los laboratorios) y geográficas (por ejemplo, qué especies están disponibles donde se encuentra un laboratorio). Debido a esta situación, pensamos que sería inapropiado limitar la protección a órdenes específicos de cefalópodos o decápodos“, dice el informe.

El reciente documental de Netflix “My Octopus Teacher” mostraba las habilidades únicas de los pulpos. La estructura del cerebro de los pulpos es muy diferente a la de los humanos, pero tiene algunas de las mismas funciones que los cerebros de los mamíferos, como la capacidad de aprendizaje, incluida la capacidad de resolver problemas, y posiblemente la capacidad de soñar.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias