{"multiple":false,"video":{"key":"oVJhXs2SSA","duration":"00:02:19","type":"video","download":""}}

Cientos de hectáreas inundadas, pérdida de flora y fauna e incluso la evacuación de personas fueron algunas de las consecuencias generadas por el colapso de un lago glaciar en la Región de Aysén.

Graves fueron los efectos que dejó esta inundación la cual fue causada , el que se rebalsó por completo, dando paso a una emergencia en la comuna de Tortel.

Lee también: Urge Ley de Glaciares en Chile: Más de 7 mil de ellos están en grave riesgo

Se produjo una evacuación en el sector de río Huemules (…) de aproximadamente siete personas“, sostuvo Sidi Bravo, director de la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior (Onemi) de la Región de Aysén.

Viviendas bajo el agua, pérdida de animales y materiales de construcción. Todo fue consecuencia del acelerado deshielo del glaciar Steffen, ubicado en el sector sur de los campos de hielo en Aysén. Esto genera piscinas y lagunas, las que tras su belleza esconden un inminente peligro.

Asociado al cambio climático, el retroceso de los glaciares ha generado en el borde de ellos (…) una serie de lagunas que representan un peligro potencial para las personas o actividades que se desarrollan aguas abajo”, explicó Jorge O’Kuinghttons, jefe de la Unidad de Glaciología y Nieves de la Dirección General de Aguas (DGA).

Hace algún tiempo se viralizaron imágenes del derretimiento del milenario hielo del Himalayas en la India. 36 fallecidos y más de 160 desaparecidos dejó esta tragedia que evidenció la ocurrencia de este tipo de fenómenos producto del cambio climático.

A causa de estos fenómenos, en Chile hace más de un año se trabaja en un catastro de glaciares afectados por el deshielo, lo cual permite conocer su ubicación y el nivel de riesgo que pueden representar tanto para las comunidades locales como para la flora y fauna.

Lee también: Francisco Ferrando: Deberíamos haber contado con una ley de protección de glaciares hace dos décadas

Esta labor es esencial para poder pronosticar y predecir cuándo podrían ocurrir estos fenómenos sobre todo si hay áreas pobladas agudas abajo que es el caso del río Huemules”, detalló Gino Casassa, jefe de la Unidad de Glaciología y Nieves de la GDA.

Esta tecnología ya evitó con anticipación un desastre mucho mayor. Sin embargo, el trabajo de los sensores de monitoreo se mantendrá en la zona, ya que la llegada de lluvias en otoño y el invierno podrían incrementar los niveles de las lagunas y las posibilidades de un evento mayor al registrado en esta oportunidad.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias