{"multiple":false,"video":{"key":"oVsUUEdSC6","duration":"00:01:56","type":"video","download":""}}
VIDEO RELACIONADO – Estudio reveló que gato contrajo coronavirus (01:56)

Un virus mortal amenaza con destruir poblaciones enteras en varios estados de EE.UU. Es una mutación de la enfermedad hemorrágica del conejo, y recientemente apareció en el oeste del país norteamericano. Si continúa propagándose sin control, podría dañar a más de una docena de especies de conejos y a los ecosistemas a los que pertenecen.

La enfermedad altamente contagiosa no está relacionada con el coronavirus: solo los conejos, liebres y pikas, el primo diminuto de los conejos, pueden contagiarse entre sí y, para tranquilidad de la humanidad, las personas no pueden infectarse con este virus.

Lee también: Dos gatos son las primeras mascotas en dar positivo por COVID-19 en Estados Unidos

El virus de la enfermedad hemorrágica del conejo tipo 2 puede causar sangrado e hinchazón internos, pero con mayor frecuencia, los conejos enfermos no se descubren hasta que ya han muerto, según el Departamento de Pesca y Vida Silvestre de California.

Hay algunos paralelismos entre la enfermedad hemorrágica del conejo y COVID-19, dijo Matt Gompper, ecólogo de enfermedades y jefe del Departamento de Ecología de Peces, Vida Silvestre y Conservación de la Universidad Estatal de Nuevo México.

Se cree que ambos se han “extendido” de una especie a otra, en el caso del nuevo coronavirus, probablemente un murciélago para los humanos; en la enfermedad del conejo, de conejos domésticos a salvajes, y ambos surgieron tan rápidamente que los funcionarios de salud tenían una ventana limitada para actuar.

Cómo llegó la enfermedad a EE.UU.

La enfermedad probablemente se originó hace aproximadamente una década en conejos europeos, que comprenden la mayoría de los conejos domésticos vendidos en los Estados Unidos, señaló Gompper.

Luego, a principios de marzo, se descubrió otra mutación del virus en conejos salvajes en el sur de Nuevo México. Unos días más tarde, se encontraron conejos muertos cerca de El Paso, Texas. Siguieron más avistamientos en Arizona, Colorado y, en mayo, en California.

Los ecologistas no están seguros de cómo llegó el virus tipo 2 al país norteamericano. Gompper cree que la enfermedad se abrió paso a través de la carne de conejo o el comercio doméstico de conejos. También podría haber estado circulando en el norte de México, que comparte una frontera con Nuevo México y Texas.

La enfermedad podría dañar los ecosistemas

Debido a que la enfermedad es tan nueva, prácticamente no hay datos sobre las muertes relacionadas, aseguró Gompper. Entonces, aunque todavía es preocupante, los ecologistas no están seguros de si la enfermedad causará brotes concentrados en áreas locales o muertes generalizadas en los EE.UU.

De cualquier manera, es una pérdida para la conservación. Varias especies de conejos, incluido el conejo matorral ribereño de California, están en peligro o son vulnerables, y ya están en contra de la pérdida de hábitat. Una enfermedad potencialmente mortal podría obstaculizar su recuperación.

Lee también: Ni los animales se salvan en Nueva York: Tigre da positivo a test por coronavirus

Sin embargo, los conejos no son los únicos que sufrirían. Si las poblaciones de estos animales se agotan, entonces los depredadores que se aprovechan de ellos perderían una valiosa fuente de alimento, y las plantas en las que pastan pueden crecer demasiado, lo que provocará temblores en todo el ecosistema, agregó Gompper.

Los conejos, donde quiera que se encuentren, tienden a tener un impacto relativamente sólido en su entorno porque son herbívoros primarios“, indicó. “Si el impacto del virus es tal que veremos esos cambios ecológicos muy dramáticos como resultado, aún se desconoce”, añadió.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias