Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO)

Miles de millones de fenómenos ocurren en el cosmos a cada momento y lograr apreciar algunos de ellos parece una tarea difícil, pero no para el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), ubicado en el norte de Chile.

En esta oportunidad, la instalación astronómica logró obtener imágenes de las emanaciones de gas tóxico causadas por la actividad volcánica en la atmósfera de Ío, una de las lunas de Júpiter.

Lee también: “No es una prueba sólida”: Astrónomo de ALMA pide cautela ante posible presencia de vida en Venus

Ío es la tercera luna más grande del planeta y está cubierta por más de 400 volcanes activos, los cuales expulsan gases de azufre que se congelan en la superficie debido a las bajas temperaturas, provocando los tonos amarillo, blanco, naranja y rojo que se aprecian en las imágenes.

La atmósfera de Ío es mil millones de veces más delgada que la de la Tierra e investigaciones previas revelaron que está compuesta en gran parte por gas de dióxido de azufre.

No se sabe qué proceso impulsa la dinámica en la atmósfera de Ío (…) ¿Es actividad volcánica o gas que se ha sublimado (pasado de estado sólido a gaseoso) de la superficie helada cuando Ío está a la luz del sol?”, señaló el autor del estudio, Imke de Pater.

Lee también: Al más puro estilo Star Wars: Descubren extraño sistema planetario que cuenta con 3 soles

Las imágenes revelaron que su atmósfera se vuelve mucho más inestable cuando atraviesa la sombra del planeta que órbita, lo cual ocurre cada 42 horas.

“Cuando pasa a la sombra de Júpiter y está fuera de la luz solar directa, hace demasiado frío para el gas de dióxido de azufre, y se condensa en la superficie de Ío. Durante ese tiempo solo podemos ver dióxido de azufre de origen volcánico. Por lo tanto, podemos ver exactamente cómo gran parte de la atmósfera se ve afectada por la actividad volcánica”, sostuvo Statia Luszcz-Cook, coautora del estudio.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias