VIDEO RELACIONADO - Gobierno anuncio el inicio de una "nueva era espacial" (02:24)
{"multiple":false,"video":{"key":"oVK4YGG3Mw","duration":"00:02:24","type":"video","download":""}}

(CNN) – Cientos de misteriosas ráfagas de radio rápidas se han detectado en el espacio gracias a un telescopio canadiense y un grupo internacional de investigadores.

Los orígenes de estos destellos de luz brillantes de milisegundos de duración se desconocen porque los estallidos, o FRB, son impredecibles y se desvanecen velozmente. Los expertos los observaron por primera vez en 2007 y, en la década siguiente, solo observaron cerca de 140 explosiones en todo el universo.

Lo que pasa con los FRB es que son realmente difíciles de detectar (…) Debes tener tu radiotelescopio apuntando al lugar correcto en el momento justo y no puedes predecir dónde o cuándo será eso”, explicó Kiyoshi Masui, profesor de física en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Lee también: Gobierno anunció el inicio de una “nueva era espacial” en Chile

La mayoría de los radiotelescopios solo ven una parte del cielo del tamaño de la luna en un momento dado, lo que significa que la gran mayoría de los FRB no se detectan. Todo eso cambió cuando el telescopio CHIME, ubicado en Canadá, comenzó a recibir señales de radio en 2018.

El radiotelescopio estacionario detectó 535 nuevas ráfagas de radio rápidas entre 2018 y 2019. Esto permitió a los científicos crear el catálogo CHIME que se presentó este miércoles en la 238ª Reunión de la Sociedad Astronómica Estadounidense.

El catálogo no solo amplía el número conocido de ráfagas de radio rápidas, sino que también la información disponible respecto a sus ubicaciones y propiedades. Si bien la mayoría se produjo solo una vez, 61 de ellas vinieron de 18 fuentes.

Las ráfagas repetidas aparecen de manera diferente, ya que cada destello dura un poco más que las que son individuales. Cuando una FRB se repite, los científicos tienen muchas más posibilidades de rastrearla hasta su punto de origen.

¿Cómo funciona CHIME?

CHIME funciona de una forma algo diferente en comparación a otros telescopios usados para radioastronomía. Un conjunto de cuatro antenas de radio gigantes está completamente inmóvil y, a medida que la Tierra gira sobre su eje, esta matriz recibe señales de radio de la mitad del cielo.

Por lo general, las antenas parabólicas se mueven para capturar la luz. En cambio, CHIME utiliza un diseño totalmente digital y tiene un procesador de señalización digital para capturar las señales de radio entrantes. Puede procesar cantidades masivas de datos, alrededor de 7 terabits por segundo.

Lee también: Rusia versus Estados Unidos: La carrera por grabar en el espacio

“El procesamiento de señales digitales es lo que hace que CHIME sea capaz de reconstruir y ‘mirar’ en miles de direcciones simultáneamente (…) Eso es lo que nos ayuda a detectar FRB mil veces más a menudo que un telescopio tradicional”, explicó Masui.

Las 535 ráfagas detectadas por CHIME vinieron de todas partes del cielo y del espacio. Basándose en la información que recopilaron, los investigadores calcularon que estas ráfagas de radio rápidas y brillantes probablemente ocurren unas 800 veces al día en todo el cielo.

Si bien estas ráfagas serían lo suficientemente intrigantes solo por su naturaleza misteriosa, los científicos también creen que pueden usarlas para tener una mejor comprensión del universo e incluso mapear la distribución del gas a través de él.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias