Descubren posibles indicios de vida en Venus - (02:12)
{"multiple":false,"video":{"key":"oVoepsPgBK","duration":"00:02:12","type":"video","download":""}}

Los planetas del Sistema Solar parecen ser una familia. Jupiter es el “papá” que los mantiene a todos unidos; Urano y Neptuno son los gemelos inseparables; la Tierra es la hermana menor; Plutón la oveja negra; y mercurio tiene una cola.

Casi igual a la de un cometa, su cola se alarga por millones de kilómetros desde la superficie del planeta, brillando con una tenue luz anaranjada. 

Lee también: A sacar los telescopios: Coincidencia cósmica permitirá ver todos los planetas del Sistema Solar

Esto se debe a que la posición del planeta: Mercurio es el planeta más cercano el Sol de nuestro Sistema. La distancia entre la estrella desde el cuerpo celeste es menos de la mitad que la de la Tierra, a un promedio de 59 millones de kilómetros. 

A dicha distancia, el pequeño, denso y rocoso mundo se está bañando constantemente en radiación producto del viento solar.

Y debido a que tiene una masa tan baja, una cantidad cercana al 5,5% de la masa de la Tierra, no cuenta con una gravedad muy fuerte y su campo magnético equivale a 1% del de la Tierra. 

Lee también: El paso del planeta Mercurio frente al Sol se podrá ver desde Chile. Míralo en vivo aquí

Es por esto que Mercurio no cuenta con una atmósfera, sino que con una exósfera compuesta principalmente de oxígeno, sodio, hidrógeno, helio y potasio, constante activos producto de la interacción que los elementos tienen con el viento solar. 

Y el principal elemento que genera este curioso fenómeno es el sodio, el cual brilla cuando es ionizado por la radiación ultravioleta del Sol, en un proceso similar al que ocurre cuando hay auroras boreales en la Tierra. 

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias