VIDEO RELACIONADO- Primeras imágenes del sistema espacial (02:28)
{"multiple":false,"video":{"key":"oWasYRl60W","duration":"00:02:28","type":"video","download":""}}

Comprender las ráfagas de radio rápidas (FRB) es como tratar de armar un puzzle de millones de piezas sobre un color sólido, o sea, es un estudio completamente minucioso. Los científicos pueden lograr captarlas, pero conocer su origen es uno de los misterios que aún no logran resolver. 

Las FRB son unas ráfagas agudas de ruido de radio que duran unos milisegundos y desde su primer descubrimiento, hace algunos años, se han detectado en todos los rincones del universo. 

Estas pueden ser señales de un solo golpe o pueden tener una repetición periódica. Si bien se desconoce exactamente qué las produce, se ha planteado la teoría de que son provocadas con estrellas de neutrones altamente magnetizadas, llamadas magnetares.

Lee también: Se prenden las alarmas en la Estación Espacial Internacional: Detectan humo en el módulo ruso

Los científicos del centro ASTRON detallan que estas estrellas de neutrones nacen en un sistema binario, lo que quiere decir que ambas tienen una órbita cercana. Esto provocaría que cuando emiten vientos estelares, chocan y podrían producir ondas de radio. 

Ilustración de ráfagas detectadas. Crédito: Joeri van Leeuwen

Entonces, para comprobar si esto es real, estudiaron una intrigante señal llamada FBR 180916B, la cual se repite en un ciclo preciso de 16 días, en dos diferentes longitudes de onda al mismo tiempo.

FBR 180916B, dispara sus ráfagas durante cuatro días para luego permanecer inactivo por 12 semanas. Se ha logrado rastrear hasta una galaxia a unos 500 millones de años luz de distancia, pero no está claro su origen aún.

Lee también: Descubren una inédita explosión producida por un nuevo tipo de supernova

Utilizaron dos telescopios ubicados en los Países Bajos:

  • LOFAR:  observó una longitud de onda de 3 metros de color rojo.
  • Radiotelescopio de síntesis Westerbork (WSRT): observó las longitudes de onda más corta – de 21 centímetros- y “más azul”.

Los resultados, publicados en la revista Nature, fueron completamente inesperados, ya que apuntan que las FRB deben residir en entornos bastantes limpios y sin obstrucciones por nubes de electrones.

“Los modelos de viento binario existentes predijeron que las ráfagas deberían brillar solo en azul, o al menos durar mucho más allí. Pero vimos dos días de ráfagas de radio más azules, seguidas de tres días de ráfagas de radio más rojas. Descartamos los modelos originales ahora, algo más debe estar pasando“, indicó Inés Pastor-Marauela, autora principal del estudio en un comunicado.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias