{"multiple":false,"video":{"key":"yfe664zgExK","duration":"00:00:57","type":"video","download":""}}

(CNN) – Una cena de verduras cultivadas en Marte, pan horneado en un transbordador e insectos de postre puede estar en el menú para los futuros astronautas.

Los sistemas para cultivar plantas y hornear pan en el espacio se encuentran entre las presentaciones ganadoras del Deep Space Food Challenge de la NASA, anunciado a finales de octubre. Los equipos de inventores intercambiaron ideas sobre soluciones para ayudar a los astronautas a consumir una dieta de alimentos ricos en nutrientes de la manera más eficiente posible, lo que significó maximizar la nutrición y el gusto al tiempo que minimizaba los recursos y los residuos. Durante misiones espaciales más largas en el futuro, habrá una mayor demanda de sistemas alimentarios autosostenibles que no dependen de los reabastecimientos de la Tierra.

Lee también: Perseverance sigue recolectando muestras en Marte: La última es un singular “mineral verdoso”

“Tener una variedad de alimentos es algo con lo que mucha gente puede relacionarse porque todos comemos, ¿verdad?” dijo Monsi Roman, gerente del programa Centennial Challenges de la NASA. “Invitar al público aporta una perspectiva diferente sobre un problema que podríamos no haber visto en el pasado”.

Un programa de televisión de la NASA presentó las entradas ganadoras el lunes, con apariciones de la veterana presentadora de programas de cocina Martha Stewart y el astronauta retirado de la NASA Scott Kelly.

“Probablemente no sea ningún secreto para todos ustedes que la buena comida, el buen vivir y la buena nutrición son muy, muy importantes para mí”, dijo Stewart. “Con eso viene la posibilidad de buena comida para esos largos viajes espaciales”.

“Cocina en la luna”

La presentación ganadora de un equipo, titulada acertadamente “Vaca Eléctrica”, propuso convertir el dióxido de carbono y los flujos de residuos en alimentos, utilizando microorganismos e impresión 3D. La idea de otro equipo permite a los astronautas cultivar carne a partir de células madre. Las células de insectos conservadas en seco se utilizarían para producir alternativas a la carne en otra presentación.

Lee también: NASA acusó a Rusia de poner en peligro a los astronautas en la EEI por prueba con misil antisatélite

Este desafío considera factores de valor nutricional, sabor y sostenibilidad. Las dietas de los astronautas generalmente consisten en alimentos preenvasados, que pueden perder nutrientes en misiones más largas. Los exploradores espaciales también tienen menos flexibilidad para satisfacer sus preferencias individuales, y su sentido del gusto puede cambiar en el espacio. Estas soluciones innovadoras dan a los astronautas cierta variedad y la opción de producir sus propios alimentos durante misiones de años.

Roman dijo que el futuro de este desafío podría responder a cómo es una “despensa viviente” y una cocina en el espacio. (No, esta cocina probablemente no incluirá lavavajillas, dijo).

“Ahora tenemos una idea de qué tipo de tecnología podríamos estar buscando para esa cocina de Luna o Marte”, dijo Roman.

Soluciones realistas

Las presentaciones estaban orientadas al espacio, pero los conceptos también pueden abordar cuestiones de inseguridad alimentaria y sostenibilidad en la Tierra. Estas soluciones pueden aplicarse a la agricultura urbana y la producción de alimentos en entornos hostiles de la Tierra, donde los alimentos frescos no son tan accesibles.

Lee también: Proyecto Artemis: Revelan nuevos detalles del rover lunar LTV

“Las soluciones de este desafío podrían permitir nuevas vías para la producción mundial de alimentos en regiones con escasez de recursos y lugares donde los desastres perturban la infraestructura crítica”, dijo la jueza de desafío Robyn Gatens en un comunicado de prensa. Gatens es el director del Programa de la Estación Espacial Internacional de la NASA.

El Desafío de Alimentos del Espacio Profundo de la NASA se lanzó en enero, en asociación con la Agencia Espacial Canadiense y la Fundación Matusalén. El concurso es parte del Programa de Desafíos del Centenario de la NASA, que ofrece al público incentivos para presentar ideas para diversas iniciativas, como el diseño de una casa en Marte.

Las reglas para la Fase I de esta competencia eran amplias. Roman dijo que esta era la “parte soñadora” de la competencia. Las presentaciones se dividieron en categorías de alimentos manufacturados, crecimiento de plantas y biocultivo, con 18 equipos estadounidenses ganadores recibiendo 25.000 dólares cada uno. La NASA aún no ha aprobado la Fase II, por lo que no hay planes establecidos para cuándo se desarrollarán estos sistemas o entrarán en el espacio.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias