VIDEO RELACIONADO - Buscan proteger humedal (00:51)
{"multiple":false,"video":{"key":"czto6LOn1js","duration":"00:00:51","type":"video","download":""}}

Cuando una gota de agua salada se adhiere a una superficie, normalmente la sal forma un globo a medida que el agua se va evaporando, conocido como sarro. Esto deja un cristal sobre la superficie, lo que finalmente se termina con una costra salada que es difícil de quitar.

Es por ello que un equipo del MIT se propuso investigar las formas de cambiar este proceso de cristalización ajustando las superficies mismas, y mientras realizaban el estudio se tomaron con un fenómeno nunca antes visto.

Lee también:Lucha contra los desechos tecnológicos: Ingenieros crean un transistor totalmente reciclable y funcional

Si una superficie es hidrófobo, que repele el agua, se calienta y tiene una particular textura a nanoescala de crestas bajas, de esta manera la sal cristaliza de una manera única.

El equipo señala que comienza de la misma manera, formando un global para luego unas extrañas estructuras en forma de piernas comienzan a brotar desde la superficie, empujando el globo hacia arriba. Con el tiempo, crecen tanto que no pueden soportar su peso y el cristal termina por romperse. Debido a estas extrañas formas animales, el equipo las apodó “criaturas de cristal”.

“Una vez que llega al fondo y se evapora, forma nuevos cristales que aumentan continuamente la longitud del tubo. Al final, tienes un contacto muy, muy limitado entre el sustrato y el cristal, hasta el punto en que estos simplemente se van a rodar por sí solos“, explicó Samantha McBridge, autora principal del estudio.

Lee también: Crean un robot recolector de manzanas que arranca una fruta cada siete segundos

El equipo indicó que estas “criaturas de cristalesse podrían transferir dócilmente a una variedad de superficies, lo podría resultar muy útil para una variedad de instalaciones, como plantas desalinizadoras, tuberías en distribución de agua, pozos geotérmicos, y esencialmente, cualquier lugar que se ocupe regularmente agua impura.

Explican que este tipo de superficie reduciría las incrustaciones y frecuencia de limpieza en todos los lugares, e incluso podría permitir el uso de más agua salobre en procesos como, los sistemas de enfriamiento.

La investigación fue publicada en la revista Science Advances.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias