Salas del siglo XIX, con materias del siglo XX para enfrentar el siglo XXI. Quizás la frase exagere un poco. Cierto. Pero sirve para graficar uno de los problemas que tiene el sistema educativo chileno: las formas y los contenidos se han ido quedando atrás ante un mundo que avanza a una velocidad extraordinaria.

Una falta de actualización generalizada que plantea enormes desafíos y requiere una respuesta rápida para poner al día una de las piezas claves del engranaje social.

“La problemática no es chilena. Es mundial. Evidentemente es mundial porque quién tira la primera piedra. Quién se va a atrever a decir no voy a eneseñar más la ecuación de segundo grado, logaritmos o la esfera. Todo el mundo dirá ‘¡pero cómo!’. Si miras datos del SIMCE no ha cambiado nada en los últimos años. No ha cambiado el Estado. Lo primero que hay que entender es qué podemos enseñar. De la misma forma en que el Auge asegura en la medicina ciertas prestaciones mínimas, deberíamos definir un Auge de la Educación que garantice este sistema. Porque hoy no garantizamos nada. No garantiza ningún tipo de aprendizaje y deberíamos garantizar ciertas habilidades”, afirmó Miguel Nussbaum, Profesor Titular del Departamento de Ciencias de la Computación UC.

Lee también: Mañana es tarde: ¿Cómo serán las ciudades del futuro?

Lo que aprendimos en el colegio, abuelos y padres, no ha cambiado demasiado de lo que hoy se enseña en los Colegios. A pesar de que el mundo es muy distinto al que vivimos cuando nosotros éramos niños. Recibimos educación para un mundo sin internet, que apenas se abría a la globalización. Con fuentes de información limitadas y paradigmas más convencionales. El horizonte parecía bastante más estable.

“Claramente ese no es el mundo en que mis hijos van a crecer. Ellos van a aparecer en un trabajo en que van a estar cambiando año a año, incluso mes a mes. El conocimiento particular que ellos adquirieron no va a ser tan importante como su habilidad de adquirir nuevo conocimiento y adquiriri nuevos talentos. Por lo tanto el objetivo de la educación debe cambiar: de equipar a los alumnos con un set de conocimientos particulares a prepararlos para que “aprendan” toda su vida. Y eso tiene que ver con cosas como funciones ejecutivas, que son por así decirlo la maquinaria de cerebro que procesa, adquiere y monitorea información. Pero también tiene que ver con la curiosidad y la pasión, con ayudar a las personas a que descubran cómo pueden auto estimularse, a que entiendan qué es lo que necesitan saber para lograr el siguiente paso. Entonces son competencias distintas las que debes entregar, agregó Dylan Arena, Fundador y CEO de Kidaptive.

La educación se transformará en una constante a lo largo de toda nuestra vida. Un proceso de aprendizaje para adaptarse a los cambios que vendrán y que darán forma al mercado laboral de las próximas décadas, cada vez más automatizado, con trabajos que desaparecerán y otros que aún ni imaginamos.

Lee también: Mañana es Tarde: El ascenso de las energías renovables

El Foro Económico Mundial recientemente definió un listado de las habilidades del futuro: pensamiento analítico, aprendizaje activo, pensamiento crítico o capacidad de programación serán algunas de las más importantes. Y deberían ser aquellas las que den forma a las mallas curriculares que se necesitan hoy.

“Nuestros sistemas educacionales están diseñados para preparar a los niños, desde pequeños hasta los 20 años, para que estén preparados para el mercado laboral de ese momento. El problema es que no sabemos cómo será 5 años después, y qué les enseñamos, pero es un detalle. Pero hoy necesitamos cambiar eso completamente la forma en la que pensamos el mundo. Porque para el momento en que aprendes una habilidad, al rato ya está obsoleto. Si pasas un año estudiando sobre BitCoin, a los seis meses estás desactualizado”, afirmó Salim Ismail, Fundador de Singularity University.

“Entonces ahora tenemos que volver a un modelo más antiguo de aprender a pensar. “Quizás la curiosidad sea lo más importante. Si piensas en los colegas más valiosos, son los que aprenden más rápido. Es muy simple. Entonces ¿cómo logramos crear mecanismos para aprender?“, concluyó Ismail.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias