Crédito: Instituto de Bioingeniería de Cataluña

Por si no lo sabías, existe un trabajo que es completamente desagradable: ser el encargado de olfatear las plantas de tratamientos residuales. Probablemente, estas personas además de poseer unas poderosas narices, deben tener su nivel de náuseas y asco completamente alto.

Además de oler qué tan desagradable es el aroma -el cual puede variar entre cada persona-, la labor de estas personas es llenar manualmente unas bolsas con este aire para luego estudiarlo.

Para darles un respiro a estos trabajadores, un equipo de científicos del Instituto de Bioingeniería de Cataluña, España, está desarrollando una nariz electrónica que va montada en drones.

Lee también: Benthic Rover II, el robot submarino que estudia el ciclo del carbono en el fondo del océano

El resultado es un artefacto de 1,3 kilos que utiliza una serie de sonares de gas y algoritmos basados en inteligencia artificial para detectar y medir los niveles de productos químicos que expele la planta -como dióxido de azufre, amoníaco y sulfuro de hidrógeno-.

“Estamos extremadamente contentos con los resultados, pero necesitamos más validación y hacer que el dispositivo sea más robusto para una operación real de la planta. El trabajo también puede tener implicaciones para otras instalaciones como vertederos, plantas de compostaje o incluso grandes granjas con ganado vacuno y cerdo que también se sabe que producen todo tipo de malolientes”, indicó Santiago Marco, líder de la investigación, en un comunicado.

El equipo y sus estudios fueron publicados en la revista Science.

Lee también: Etiqueta inteligente te avisa cuándo tu comida está en mal estado

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias