Crédito: Adam Eastland / Alamy

El dedo perdido de una estatua del emperador romano Constantino finalmente llegó a la mano desde donde se desprendió hace más 500 años. La historia que envuelve este esperado regreso parece sacada de una película de Hollywood.

La escultura del siglo IV estaba expuesta en la Sala Esedra de los Museos Capitolinos junto a otros bronces entregados al pueblo romano en 1471 por el papa Sixto IV. Según señalan los expertos, cerca del siglo XVI el dedo se desprende de la mano del emperador, perdiéndosele completamente el rastro.

Lee también: Gracias a proyecto ecosostenible: Coliseo romano finalmente recuperará su arena de gladiadores

Por razones que aun no están del todo claras, el miembro perdido llegó al Museo de Louvre, ubicado en París, en el año 1863. Sin saberse su origen, fue catalogado por especialistas del recinto francés como un dedo del pie y así permaneció hasta el año 2018.

En dicho año fue finalmente recategorizado luego de que una estudiante de doctorado descubriera, durante una investigación, que el dedo fracturado podría pertenecer a una estatua de unos 12 metros de altura, lo cual desembocó en la idea de que podría tratarse del dedo de Constantino.

Lee también: ¡Nuevo hito! Descubren la primera momia egipcia embarazada de la historia

Hace algunos días, y tras unos cinco siglos desde el desprendimiento, el dedo perdido en Francia se unió a su mano en Roma, siendo exhibido ahora en los Museos Capitolinos. El director de la institución italiana detalló que el miembro fue restaurado mediante un “sistema no invasivo, reversible e invisible”.

“Es una buena manera de marcar la reapertura de los museos”, manifestó la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, según consignó The Guardian. La autoridad calificó este exitoso traslado como un ejemplo de “colaboración y sinergia” entre Paris y Roma.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias