VIDEO RELACIONADO - Los "supertomates" que podrían prevenir la hipertensión (02:34)
{"multiple":false,"video":{"key":"oVKKpIVFmw","duration":"00:02:34","type":"video","download":""}}

Cuando llega la época de primavera/verano comer un delicioso trozo de sandía helada, en forma de jugo o como helado, ayuda a paliar los efectos de la temperatura. Sin embargo, mientras la disfrutas, ¿te has preguntado de donde viene exactamente esta fruta? La ciencia podría haber encontrado la respuesta.

Un equipo de investigadores internacionales descubrieron en su nuevo estudio que las sandías provenían de cultivos silvestres en el norte de África.

Este estudio corrige un error de 90 años, el cual agrupaba a las sandías en la misma categoría que el melón de cidra sudafricano. En cambio, encontraron que una forma sudanesa con pulpa blanquecina no amarga, conocida como melón Kordofan (C. lanatus), es el pariente más cercano de las sandías domésticas actuales.

Lee también: Científicos descubren un nuevo tipo de cristal que se formó en insólitas circunstancias

Para llegar a esta hipótesis, el equipo utilizó ADN de plantas cultivadas en invernadero, las cuales representan a todas las especies y cientos de variedades de sandías.

“Basándonos en el ADN, encontramos que las sandías como las conocemos hoy, con pulpa dulce, a menudo roja que se puede comer cruda, eran genéticamente más cercanas a las formas silvestres de África occidental y noreste de África“, señaló Susanne S. Renner, profesora de biología en artes y ciencias de la Universidad de Washington, en Estados Unidos.

Renner es una bióloga evolutiva que trabajó por 17 años como profesora en la Universidad Ludwig Maximilian en Munich, Alemania, donde también se desempeñó como directora del Jardín Botánico y Herbario de Munich. La experta se ha dedicado una década completa a investigar las sandías y las calabazas amargas. 

Esta nueva información genética puede ser útil “para desarrollar un cultivo de sandía más resistente a las enfermedades”, agregó.

Lee también: Estudio del ADN de Cristóbal Colón finalmente resolvería el misterio respecto a su origen

“La sandía de hoy proviene de un grupo genético muy pequeño y es altamente susceptible a enfermedades y plagas de insectos, incluidos varios mohos, otros hongos, virus y nematodos (gusanos)”, explicó.

Pese a la importancia del conocimiento del genoma de la sandía, las mejores conclusiones que entrega este estudio son la movilidad de las personas y sus conexiones culturales.

Fueron las pinturas de las tumbas egipcias las que me convencieron de que los egipcios estaban comiendo pulpa de sandía fría. De lo contrario, ¿por qué colocar esas frutas enormes en bandejas planas junto a las uvas y otras frutas dulces?”, dijo Renner. 

La investigación fue publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias