Los tardígrados son animales microscópicos clasificados como extremófilos, es decir, capaces de sobrevivir en condiciones extremas.

Diversos estudios científicos han jugado a testar sus límites y los científicos descubrieron que hay algo a que los tardígrados no pueden sobrevivir: se trata de un disparo de un arma.

Lee también: Diseñan un portaobjeto de microscopio inteligente que tiñe a color las células cancerosas de forma automática

Según señala Muy Interesante, en 2019 la nave espacial israelí Beresheet se estrelló contra la luna. Parte de su tripulación consistía en tardígrados llevados al espacio y se preguntaron ¿estarán vivos?

Osos de agua

Durante su investigación, publicada en Revista Astrobiology, se testó la resistencia y estos fueron capaces de sobrevivir choques de hasta unos 825 m/s, pero no superiores.

Lee también: ¡Es un gran salto científico! Logran crear un microscopio cuántico

Para llevarlo a cabo, los investigadores congelaron a tardígrados de la especie Hypsibius dujardini y los pusieron “en el interior de balas de nilón para dispararlos a varias velocidades, entre 550 y 1000 m/s contra sacos de arena que pretendían imitar la superficie lunar”.

Mientras los tardígrados del grupo, tardaron en descongelarse y recuperarse unas nueve horas y a los ejemplares que consiguieron sobrevivir a los impactos, les tomó 36 horas volver a sus condiciones normales.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias