Crédito: Jayne Wilkins

(CNN) – Se pensaba que la historia de los orígenes de la humanidad se desarrolló en gran medida en una cueva con vistas al mar.

La evidencia más temprana que sugiere que los humanos modernos eran capaces de tener pensamientos simbólicos y comportamientos complejos proviene de sitios costeros de África que se remontan a entre 70 mil y 125 mil años.

Este tipo de objetos dan una idea de la mente humana porque sugieren una identidad compartida. Los arqueólogos habían asumido que muchas de las innovaciones y habilidades que hacen único al Homo sapiens evolucionaron en grupos que vivían en la costa antes de extenderse tierra adentro.

Lee también: “Joya arqueológica”: Descubren en Perú mural prehispánico de 3.200 años de antigüedad

Los recursos marinos y clima más tolerante habrían permitido que prosperasen más humanos primitivos en estas áreas. Además, una dieta rica en mariscos, que contiene ácidos grasos omega-3 importantes para el crecimiento del cerebro, también habrían jugado un papel en la evolución y comportamiento humano.

Sin embargo, nuevos descubrimientos a 600 kilómetros tierra adentro en el desierto del Kalahari sur contradicen esa opinión, y un nuevo estudio sugiere que los primeros humanos modernos que vivían en esta región no se quedaron atrás de sus contrapartes que vivían en la costa.

Se cree que unos 22 cristales de calcita y fragmentos de concha de avestruz, que se encuentran en el refugio rocoso del norte de la colina Ga-Mohana en Sudáfrica y datan de hace aproximadamente 105 mil años, se recolectaron deliberadamente y se llevaron al sitio.

Crédito: Jayne Wilkins (Cristales recolectados por los primeros Homo Sapiens)

Los cristales no tienen ningún propósito obvio, y los investigadores sugirieron que las conchas de avestruz podrían haberse usado como botella de agua. “Están bien formados, son blancos y visualmente impactantes y encantadores”, dijo Jayne Wilkins, autora principal del estudio publicado en Nature.

“Los cristales de todo el mundo son realmente importantes por razones espirituales y rituales en diferentes períodos de tiempo y diferentes lugares”, detalló paleoarqueóloga del Centro Australiano de Investigación para Humanos Evolution en la Universidad de Griffith, Brisbane, Australia.

“Averiguamos si procesos naturales podían explicar cómo llegaron a los depósitos arqueológicos, pero no hay explicación. La gente debe haberlos traído”, dijo Wilkins, quien sostuvo que, tras estos hallazgos, las ideas que vinculan el surgimiento del Homo sapiens y los entornos costeros “deben repensarse”.

Ella sugirió que la historia del origen de los humanos era más compleja, involucrando diferentes lugares y ambientes en África, además de diferentes grupos de personas primitivas que interactuaban entre sí y contribuían al surgimiento de nuestra especie.

Lee también: ¡Nueva historia revelada! Descubren antiguo monasterio cristiano en Egipto

“El Kalahari no se consideraba una región importante para comprender los orígenes de los comportamientos complejos del Homo sapiens, pero nuestro trabajo demuestra que lo es. En última instancia, significa que los modelos que se centran en un solo centro de origen, como la costa de Sudáfrica, son demasiado simplistas“, le dijo a CNN en un correo.

El clima en este lugar hace 100 mil años habría sido diferente al árido lugar que es ahora. Los artefactos descubiertos habrían estado en manos humanas en un momento de aumento de lluvias. Los investigadores dijeron que la mayor disponibilidad de agua podría haber dado lugar a mayores densidades de población influyendo en el origen y difusión de comportamientos innovadores.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias