Crédito: Dimitris Sideridis

(CNN) – Los grabados del desierto Al Jassasiya en Qatar son difíciles de describir. Algunos son relieves que salen de la roca blanda como reptiles tomando el sol. Otros son misteriosas depresiones que se asemejan a un antiguo juego de mesa. Y unos son, honestamente, desconcertantes.

En un rincón desolado y azotado por el viento de la costa nororiental de Qatar, entre las dunas del árido desierto, se encuentra Al Jassasiya, el sitio de arte rupestre más importante del país del Golfo.

Aquí, los habitantes utilizaron hace siglos una serie de afloramientos calcáreos de poca altura como lienzo en el que tallaron símbolos, motivos y objetos que observaban en su entorno.

Lee también: Encuentran unos inusuales grabados paleolíticos tallados hace 14 mil años en una cueva italiana

En total, los arqueólogos han encontrado unos 900 grabados en roca, o “petroglifos”, en Al Jassasiya. Se trata en su mayoría de enigmáticas marcas de copas dispuestas en diversos patrones, como hileras y rosetas, pero también de llamativas representaciones de barcos de vela, normalmente vistos desde arriba pero también representados de perfil, entre otros símbolos y signos.

“Aunque el arte rupestre es común en la península arábiga, algunos de los tallados de Al Jassasiya son únicos y no se pueden encontrar en ningún otro lugar”, dijo a CNN Ferhan Sakal, jefe de excavación y gestión de sitios arqueológicos de los Museos de Qatar, refiriéndose a los petroglifos de barcos vistos desde arriba.

“Estos grabados representan un alto grado de creatividad y capacidad de observación [por parte de] los artistas que los hicieron”, dijo. “También [del] pensamiento abstracto, ya que no podían ver el dhow (un barco tradicional) desde arriba”.

Lee también: Descubren por primera vez en Escocia grabados de animales prehistóricos

Marcas de copas en Qatar

En Qatar hay unos 12 sitios notables de petroglifos, situados en su mayoría a lo largo de las costas del país, aunque algunos de los grabados pueden verse incluso en el corazón de Al Bidda Par de Doha, con vistas a la Corniche, un paseo marítimo popular.

Crédito: Dimitris Sideridis

Al Jassasiya, a una hora al norte de la ultramoderna capital de Qatar y cerca del antiguo puerto perlero de Al Huwaila, fue descubierta en 1957. Durante seis semanas, a finales de 1973 y principios de 1974, un equipo danés dirigido por el arqueólogo Holger Kapel y su hijo Hans Kapel emprendió un estudio que catalogó minuciosamente todo el yacimiento en fotografías y dibujos.

De todas las figuras individuales y composiciones documentadas, más de un tercio consiste en marcas de copas de diversas configuraciones, formas y tamaños.

Lee también: ¡Nueva historia revelada! Descubren antiguo monasterio cristiano en Egipto

El patrón más destacado consiste en dos filas paralelas de siete agujeros, lo que lleva a algunos a creer que se utilizaban para jugar al Mancala, un juego de mesa popular en muchas partes del mundo desde la antigüedad en el que dos concursantes dejan caer números pares e impares de pequeñas piedras en los huecos.

Otros han rebatido esta teoría, señalando que algunos de los agujeros de Al Jassasiya son demasiado pequeños para las piedras, mientras que otros se encuentran en pendientes, una opción poco práctica que habría provocado la caída de las piedras.

Otras teorías incluyen que las formaciones de copas se utilizaron de alguna manera para la adivinación; o para la clasificación y el almacenamiento de perlas; o como sistemas para calcular la hora y las mareas.

Teoría del juego

Entonces, ¿para qué servían realmente y qué significan?

Lee también: Petroglifos hawaianos de 300 años de antigüedad fueron vandalizados con bolas de pintura

“Es muy difícil de responder”, reconoce Sakal, que tampoco se decide por la teoría de los juegos de mesa. “No tenemos pistas directas sobre los motivos utilizados en Al Jassasiya”, dijo.

“En mi opinión, podrían tener un significado y una función ritual, que es muy antigua, por lo que no se puede explicar etnográficamente“.

Pero, ¿cuán antiguo? “Realmente no lo sabemos”, admitió Sakal, explicando que los petroglifos, y el arte rupestre, en general, son muy difíciles de datar.

“Hay hipótesis descabelladas sobre la edad, que van desde el Neolítico hasta la época islámica tardía“, añadió. “Personalmente, creo que no todos los grabados se hicieron en la misma época”.

Lee también: El “Último Viaje” ofrece pistas sobre una civilización antigua en Colombia

Hace una década, un estudio científico de nueve petroglifos diferentes en Al Jassasiya no encontró pruebas de que tuvieran más de unos cientos de años, pero los investigadores concluyeron que se necesitan más estudios, incluido el desarrollo de nuevas técnicas específicas para los g rabados en piedra caliza.

Aunque los expertos no pueden afirmar con seguridad cuándo se crearon los petroglifos de Al Jassasiya ni por quién, todos coinciden en que los más fascinantes e inusuales del yacimiento son los de las embarcaciones.

No existe consenso sobre la edad de los grabados. Crédito: Dimitris Sideridis

Estas creaciones proporcionan información importante sobre los tipos de embarcaciones que se utilizaban en las prósperas industrias pesquera y perlera (durante siglos, los pilares de la economía de Qatar), así como sobre sus diversos elementos.

La mayoría de las embarcaciones vistas desde arriba suelen tener forma de pez con popas puntiagudas e hileras de remos, talladas con una herramienta metálica puntiaguda. Contienen varios detalles, como cuadernas cruzadas y los agujeros que probablemente muestran la colocación de mástiles y bancadas.

Lee también: Se trataría de un ritual de iniciación: Descubren huellas de niños en antigua cueva maya

En algunos casos, un largo cabo que parte de la popa representa un cabo que termina en un ancla tradicional árabe (ancla de piedra triangular con dos agujeros) o europea (ancla de metal con un mango largo y dos brazos curvos, utilizada por primera vez en la región hace unos siete siglos).

Viaje al más allá

El propósito de estos grabados sigue siendo un misterio. Crédito: Dimitris Sideridis

“En algunas de las embarcaciones los remos no están paralelos, como tendrían que estar cuando se usan para remar, sino que apuntan a lugares diferentes”, escribieron Frances Gillespie y Faisal Abdulla Al-Naimi en “Hidden in the Sands: Uncovering Qatar’s Past”.

“Este es el aspecto que tendrían cuando las embarcaciones estaban ancladas en los bancos de perlas y los remos se dejaban en su sitio para que los buceadores se agarraran y descansaran cada vez que subían”.

Los expertos afirman que solo pueden especular sobre el motivo de la elevada concentración de grabados de barcos en Al Jassasiya, en comparación con otros yacimientos petroglíficos costeros de Qatar.

Lee también: Artistas rupestres se privaban de oxígeno para tener alucinaciones y experiencias extracorporales

Los barcos tenían un poderoso papel en las creencias de los pueblos antiguos, que los veían como un medio simbólico de tránsito de este mundo al siguiente”, señalaron Gillespie y Al-Naimi.

“Tanto los babilonios como los antiguos egipcios creían que los muertos llegaban al otro mundo en un barco. Los mitos griegos hablaban del barquero Caronte, que transportaba las almas de los muertos a través del río Estigia hasta el inframundo. Es posible que los grabados de barcos más antiguas sean ecos de una memoria popular que se remonta a tiempos prehistóricos”.

Sea cual sea la razón, los visitantes deben recordar llevar agua y usar un sombrero y protección solar cuando paseen entre los grabados para reflexionar sobre su significado.

El sitio cercado no tiene zonas de sombra, por lo que las mejores horas para visitarlo son al amanecer y al atardecer. Al Jassasiya se encuentra justo al sur de la popular playa de Azerbaiyán, por lo que una excursión allí también puede combinarse con un día de relajación junto al mar.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias