{"multiple":false,"video":{"key":"bGuiLX","duration":"00:03:03","type":"video","download":""}}

Hace ocho años, Bud Hennekes  se registró como donante potencial de la Fundación DKMS en una campaña que se hizo en su escuela, en EE.UU.

Hace un año y medio en Santiago, y a través de un email, se le informó que era compatible con alguien  que necesitaba un trasplante de médula ósea, las necesitaba un niño o niña de 4 o 5 años con leucemia que no tenía un familiar compatible a quien recurrir.

Desde 1992, la Fundación DKMS está construyendo un registro de personas dispuestas a convertirse en donantes de células madre para niños y adultos con enfermedades de la sangre como leucemia, linfomas o anemia aplásica severa.

Te puede interesar: ¿Cómo funciona el mecanismo de inmunoterapia que ganó el Premio Nobel de Medicina 2018?

Solo el 25% de los casos tienen un familiar compatible. El resto debe buscar a alguien en registros como el de DKMS o encontrar células madre en un banco público de cordón umbilical.

DKMS ya cuenta con casi 7 mil potenciales donantes. Son personas de 18 a 55 años que al registrarse se deben tomar una muestra de mucosa bucal con un cotonito para identificar su tipo de HLA en la base de datos de la fundación, que suma 8 millones de potenciales donantes inscritos en Alemania, Estados Unidos, Polonia e India.

Los donantes no pagan por registrarse ni por ninguno de los procedimientos requeridos si se llegan a necesitar sus células madre. DKMS paga por ellos y cobra por el servicio a la institución que atiende al receptor de la médula.

 

 

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias