{"multiple":false,"video":{"key":"czoxo8I89LB","duration":"00:02:54","type":"video","download":""}}

A bordo de estas naves podremos llevar grandes equipajes a la Luna o incluso, se podrían transformar en las que logren pisar antes que otras la superficie marciana.

Una de estas, se llama New Shepard, de la empresa Blue Origin. Su prueba fue llegar a la atmósfera para luego en caída libre, realizar su gran truco: aterrizar por sí misma. 

“La tecnología de esta nave ofrece un sensor con un GPS equivalente al terrestre, los cuales determinan la ubicación y la velocidad de una nave, permitiendo así aterrizajes de precisión, seguros y autónomos”, aseguró Leidy Peña, astrónoma de la Universidad de Concepción, a Futuro 360.

“Compara los mapas con los que ya cuenta, con las fotografías instantáneas que va sacando al momento del aterrizaje – por lo que el vehículo puede decidir dónde aterrizar”, agregó Gaspar Galaz, astrónomo de la UC y de CATA. 

Lee también: Así fue el histórico regreso de las astronautas que viajaron en el Crew Dragon de SpaceX

Esta es la tecnología que utiliza este “super-cohete”, el que además de transportar carga al espacio, contiene una cápsula para astronautas, la cual puede volver fácilmente a la Tierra. 

La nave viene de parte de Jeff Bezos, quien está compitiendo codo a codo con Elon Musk, en lo que muchos han definido como “la nueva carrera espacial” del siglo XIX. 

“Bezos siempre ha estado interesado en llevar a las personas al espacio. Pero en la actualidad su enfoque está en los programas lunares, para lo cual su primera misión está proyectada para el 2024″, agregó Peña. 

Un récord de velocidad

¿Imaginas llegar a la Estación Espacial Internacional (ISS) en el mismo periodo de tiempo que te toma llegar desde Santiago a Talca?

Lee también: Estados Unidos acusa a Rusia de disparar un “arma espacial anti-satélites”

En sólo 3 horas la nave Soyuz 16, de Rusia, llevó a dos cosmonautas y una astronauta estadounidense a abrazarse con quienes viven a bordo del ISS – rompiendo así todos los récords para este tipo de viajes, los cuales generalmente tardan 19 horas. 

¿Qué lo hizo posible? Combustible y mucho ingenio. “Básicamente, fue gracias a que ahora podemos hacer cálculos mucho más precisos que los que se podían hacer anteriormente”, agregó Galaz. 

“Las quemas de combustible que se realizan, que usualmente se realizan en muchas más órbitas, esta vez se realizó en sólo 2 órbitas”, precisó César Fuentes, astrónomo de la FCFM de la Universidad de Chile. 

Esto permitió aprovechar un atajo orbital que permitió al transbordador conectarse con la ISS, estación que da una vuelta al mundo cada 90 minutos. Supercohetes que ya son una realidad, y que de seguro llevaran a la humanidad a nuevas aventuras espaciales. 

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias