{"multiple":false,"video":{"key":"czj9mr2NJcu","duration":"00:03:46","type":"video","download":""}}

Este miércoles se reveló un importante descubrimiento científico: la primera imagen de un agujero negro, detectado en el centro de la galaxia M87.

La imagen del anillo brillante pudo ser captada gracias a una colaboración internacional llamada Telescopio del Horizonte de Sucesos (o Event Horizon Telescope, EHT, en inglés), la cual reúne a casi una decena de radiotelescopios en el mundo, incluyendo entre estos el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), ubicado en el llano de Chajnantor, región de Antofagasta.

Para explicar este fenómeno, el Observatorio ALMA compartió un hilo de Twitter con todos los detalles sobre los agujeros negros.

“Los agujeros negros son unos de los objetos más fascinantes del Universo, monstruos con una gravedad tal que se requeriría ir más rápido que la luz para vencer su atracción. Ni siquiera la luz puede escapar de ellos si se acerca demasiado”

“La idea de los agujeros negros surge de la teoría de la relatividad general, que dice que la luz se ve afectada por la gravedad. Los agujeros negros son soluciones a las ecuaciones de la relatividad, y al principio se pensó que eran sólo eso: soluciones matemáticas, no físicas

“Según la teoría, estos agujeros tienen un “horizonte de sucesos”: la distancia a la que la velocidad de la luz ya no es suficiente para escapar de su fuerza gravitatoria. Desde fuera de este horizonte es imposible ver lo que hay dentro, simplemente porque su luz no nos llega”.

“Un agujero negro no traga el material directamente; la materia se acumula en un “disco de acreción” alrededor de él, y va cayendo poco a poco. Las fricciones en este disco son altísimas, lo que calienta el material y lo hace emitir luz”.

“Estudiar estos objetos no es fácil… ¡porque no podemos verlos! Hoy sabemos que existen agujeros negros con masas equivalentes a unas pocas veces la masa del Sol, hasta monstruos supermasivos en el centro de las galaxias con millones de masas solares”.

“Hasta hoy, toda la evidencia de la existencia de agujeros negros es indirecta. Por ejemplo, a veces vemos una estrella orbitando alrededor de nada, con una fuerte emisión de rayos X y ondas de radio: un sistema binario formado por una estrella + agujero negro”.

“Los centros de las galaxias también muestran una gran emisión de rayos X y ondas de radio, y es común encontrar gigantescos chorros de materia surgiendo de ellos, causados por agujeros negros”.

“Recientemente se ha logrado detectar las ondas gravitacionales resultantes del choque de dos agujeros negros. Muchas pruebas, pero todas indirectas. HASTA HOY”.

“El objetivo del Event Horizon Telescope (#EHT) es ver, por primera vez, la sombra del horizonte de sucesos de un agujero negro. Para ello se centró en dos candidatos: el agujero negro en el centro de nuestra galaxia, y el agujero negro en el centro de la galaxia M87”.

“En el centro de la Vía Láctea hay una fuente de ondas de radio llamada Sagitario A* (Sgr A*) que muestra muchos indicios de ser un agujero negro supermasivo. Midiendo las órbitas de estrellas cercanas, se ha estimado que su masa es 4 MILLONES DE VECES MAYOR A LA MASA DEL SOL”.

“Por su parte, M87 es una galaxia elíptica gigante cercana con un agujero negro supermasivo muy activo (absorbiendo grandes cantidades de material) en su núcleo. Y si Sgr A* os pareció masivo, se estima que el agujero negro de M87 tiene unas 5000 MILLONES DE MASAS SOLARES”.

 

 

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias