{"multiple":false,"video":{"key":"oUMjgyHnZd","duration":"00:33:15","type":"video","download":""}}

Richard Dawkins, destacado biólogo evolutivo, etólogo y escritor de ciencia popular británico, se presento éste martes como la primera charla magistral del segundo día del Congreso Futuro 2019. En la presentación del destacado académico, se recalcó la importancia que ha tenido su investigación para el avance en la experimentación con los genes, además de se le atribuyó el origen de la palabra “meme“.

Con más de 400 asistentes, esta fue una de las cátedras más esperadas del evento más importante de ciencias de Latinoamérica. Durante aproximadamente 30 minutos, Dawkins expuso sobre los diferentes aspectos morales de la investigación genética, las posibilidades que existen al manipular esta ciencia y diferentes proyecciones para el futuro de la humanidad bajo la consigna “¿Qué especie queremos ser?”.

El científico declaró sentirse impresionado con el evento, llegando a declarar: “si creen que estas luces psicodélicas son futuristas, deberían ir a ver el sistema que las controla atrás. Es como estar en el futuro; es como dirían los americanos ‘increíble'”.

Lee también: Richard Dawkins, el biólogo evolutivo que acuñó el término meme: “La ciencia es la poesía de la realidad”

La moralidad de la genética y el futuro de la humanidad

En mi área, el tiempo se mide a muy gran escala“. Con esta frase, Dawkins abrió la clase sobre los aspectos morales de la investigación genética. Explicó que para notar una diferencia física en la cadena evolutiva de una especie, los cambios que se pueden notar en apenas décadas son los cambios culturales.

Hace 100 años atrás las mujeres no podían votar. Acá en Chile específicamente, la legalización del voto femenino ocurrió hace 70 años, lo que significa que todavía existen personas que recuerdan este hecho“, declaró. También declaró que cuando se habla de siglos, el contraste entre la cultura actual y la del pasado se hace aún más radical (“antes la esclavitud era aceptada”).

Dawkins realizó una proyección hacia un posible futuro con los tiempos utilizados por los especialistas evolutivos, afirmando que en mil años más “podríamos conquistar Marte”, en 10 mil “se podrían observar cambios evolutivos o viajes interestelares” y en un billón “la vida en la tierra acabará debido a la expansión del sol”, haciendo la pregunta si la raza humana sobreviviría de alguna manera.

Lee también: El potencial de la edición de genes y distinguir su utilización en humanos y en plantas

Con respecto a este último punto, el etólogo comenzó a ahondar en las posibilidades que tiene la humanidad de alterar sus genes para crear una “mejor especie”. Entregando un prefacio de la evolución y sus formas aleatorias de funcionamiento y selección de la especie más fuerte luego de generaciones de mutaciones genéticas, afirmó que no es imposible alterar el curso natural de la evolución si no que es “moralmente discutible”.

Mencionando a Hitler y su afán con la eugenesia humana obligatoria, lo despreciable de dicho acto y las consecuencias violentas de este pensamiento tales como “la castración de personas que se consideraban no aptas”, Dawkins finalmente afirmó que si dicha práctica es voluntaria y no impuesta, no debería ser tan fuertemente cuestionada.

“Que a un niño se le obligue a tocar el piano repetidas veces en una semana es similar que se le alteren los genes en una etapa de gestión in vitro para que tenga un talento musical, como lo fue la familia de los Bach”, afirmó el experto, declarando que si un lobo se puede alterar hasta ser un bulldog, los humanos pueden sufrir un proceso similar.

Sin embargo, declaró que dichas alteraciones pueden traer consecuencias adversas de la misma forma que con las razas de perro que poseen problemas respiratorios o de parto. “O razas de caballo que se mezclan obligatoriamente para hacerlos correr más rápido, dejándolos con patas más delgadas y ligeras pero a la vez más frágiles. Como podemos observar en los hipódromos muchas veces se sacrifican a los equinos debido a las fracturas de sus extremidades“.

Con respecto a la moralidad de la alteración genética, Dawkins habló del problema del trolley y la moralidad que conlleva terminar o alterar una vida humana. Citando a Immanuel Kant afirmó que “es incorrecto cuando se manipula a otra persona“. Afirmó a la vez que estos problemas morales se deben aplicar a la construcción de inteligencias artificiales.

Lee también: La ciencia nos permite prolongar la vida modificando genes y relentizando la aparición de enfermedades

¿Qué especie queremos ser desde la biología evolutiva?

Dawkins sostuvo que existen diferentes opiniones con respecto al propósito del proceso evolutivo. Una de ellas siendo la del experto Julian Huxley, quien afirma que dichos cambios genéticos son en pos de un constante progreso. Sin embargo, declara que existen expertos que también piensan que estos procesos ocurren de manera aleatoria y llevan a callejones sin salida.

El popular biólogo evolutivo comentó que -según su punto de vista-, el principal motivo y a la vez razón de evolución y supervivencia humana es para mantener el “fuego de la inteligencia en el universo” en caso de que fuéramos los únicos seres inteligentes existentes en el cosmos.

Finalmente, concluyó que el avance en la inteligencia artificial es necesario en caso de que la Tierra deje de ser un ambiente propicio para “el desarrollo de la vida a base de carbono”. Declarando que el desarrollo de “robots” que mantengan el legado de la inteligencia y la emoción, aunque estén construidos a base de silicona, es prioritario ya que estos serían nuestros “hijos” o la siguiente escala en la etapas de la evolución humana.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias