Los tomates de supermercado tienen un sabor particularmente vago. Sin embargo los científicos descubrieron recientemente una versión de un gen que ayuda a este delicioso fruto a recuperar su sabor, el cual está ausente en el 93% de las variedades domesticadas de esta planta.

“¿Cuántas veces has escuchado a alguien decir que los tomates de la tienda no se compara con la variedades rurales?” preguntó Clifford Weil, director de programa del National Science Foundation’s Plant Genome Research Program, quienes apoyaron el estudio, en una conferencia de prensa.

“Este estudio explica porque ocurre esto y además afirma que los tomates de buen sabor pronto volverán“.

Un equipo internacional de investigadores recolecto la información genética de 725 tomates (salvajes y cultivados) y las juntaron en un pangenoma, es decir, un conjunto de genes que abarca toda la información de las variedades probables.

Lee también: Proceso genético que hace crecer las plantas hasta en un 40% podría aumentar las reservas de comida en el mundo

Luego compararon el pangenoma con la información del tomate doméstico llamado Heinz 1706. Hasta ahora, este tomate ha servido como el representante de todas las características genéticas de este fruto.

La comparación lado a lado mostró que al genoma de referencia del Heinz 1706 le faltaban cerca de 5 mil genes que las otras variedades de tomate tenían. Muchos de estos también entregaban a las plantas métodos de defensa frente a agentes patógenos.

Los tomates perdieron estos genes a través del engendramiento antiguo, cuando los agricultores elegían las características que volvían a los tomates más robustos.

“Durante la domesticación y mejoramiento del tomate, la gente se enfocó principalmente en las características que incrementarían la producción, como el tamaño de la fruta y su perennidad”, afirmó Zhangjun Fei, genético de plantas de la Universidad de Cornell y encargado de la investigación para Discover Magazine.

Lee también: Un “Arca de Noé” en el siglo XXI: El ambicioso plan para registrar el ADN de todas las especies del mundo

“Algunos genes involucrados en otras características importantes de la calidad de la fruta y la tolerancia al estrés se perdieron en el proceso“, agregó Fei.

La identificación de los genes previamente desconocidos podría ayudar a los agricultores a criar mejores tomates.

“Estos nuevos genes podrían permitir a los expertos a desarrollar nuevas variedades de tomates que tengan resistencias genéticas a enfermedades, a las cuales actualmente tratamos con pesticidas generando un gran daño medio ambiental”, concluyó James Giovannoni, biólogo molecular de Cornell, y codirector del estudio.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias