{"multiple":false,"video":{"key":"b47l0QogFa","duration":"00:02:52","type":"video","download":""}}

Miles de dosis y una vacunación gratuita a contar de octubre. Eso es lo que promete Rusia con su prototipo de vacuna contra el COVID-19. Sin embargo, hay una serie de dudas en la comunidad científica internacional.

Pese a los grandes anuncios del gobierno ruso sobre el avance de su vacuna, hasta ahora no han sido difundidos los estudios que comprueben la efectividad de la dosis que, sostienen, tendrán lista la próxima semana.

Lee también: Rusia anunció que su vacuna contra el COVID-19 logró respuesta inmune

Fuentes oficiales de Rusia han dicho a CNN que pretenden aprobar la primera vacuna contra el COVID-19 en menos de dos semanas, lo que la ubicaría a mediados de agosto. La noticia da vuelta al mundo y genera expectación porque los anuncios de Rusia significarían que podrían tener lista la dosis que le pondría fin a la pandemia.

“Su registro estatal está previsto para este mes de agosto. Con la condición de realizar otro ensayo clínico en 1.600 personas, después de ese proceso. Así, su producción comenzaría en septiembre“, aseguró Tatiana Golikova, primera viceministra de Rusia.

Esta sería la vacuna producida por el instituto Gamaleya de Rusia. Una fórmula similar a la que trabaja China y Oxford, que utilizan dos adenovirus atenuados, es decir, que no producen la enfermedad sino anticuerpos. Es un gran avance, pero marcado por las dudas.

A la fecha, sólo contamos con comunicados de prensa de parte de las autoridades rusas y aún no se han publicado estos resultados, por ejemplo, en un ‘paper’ (docuemnto científico) o en una publicación ‘pre-print’ para que pueda ser revisado por pares o por otros científicos”, indicó Nicolás Muena, investigador de la Fundación Ciencia y Vida.

Por su parte, el doctor Jaime Labaraca, jefe enfermedades e infecciones de la U. Católica, señaló: “Los últimos datos que teníamos era que estaba en el estudio de fase 1, pero no tenemos mayor información de los resultados y, tampoco, si han habido estudios de fase 2″.

De hecho, no existen datos oficiales sobre el número de voluntarios sometidos a los ensayos, cuáles fueron los efectos adversos que presentaron y qué parámetros inmunológicos se utilizaron para determinar que la vacuna es efectiva y segura. Información que, según especialistas, sólo se logra en la fase 3.

Pese a ello, Rusia insiste en que tiene la cura y que la segunda quincena de agosto comenzará la vacunación masiva de su población, partiendo por sus trabajadores de la salud y profesores.

Mientras tanto, en Chile se afinan los últimos detalles para iniciar los ensayos con la vacuna china de Sinovac Biotech.

Lee también: En noviembre podría estar la vacuna COVID-19 del laboratorio Moderna para Estados Unidos

La ventaja de este tipo de vacunas es que se le presentan al sistema inmune diversos elementos del virus, lo cual permite generar una amplia respuesta contra distintas moléculas del patógeno”, dijo Pablo González, investigador del IMII y académico en PUC.

Si bien la vacuna rusa está dentro de las 20 que están en etapas de estudios clínicos, la OMS tampoco se ha pronunciado sobre el supuesto avance.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias