El Megavirus chilensis, la bacteria del desierto florido, la levadura antártica y megabacterias con forma de spaghetti, son parte de la colección gráfica elaborada por científicas de la Red Chilena de Ecología Microbiana (RECHEM).

El equipo integrado por la académica de la Facultad de Ciencias de la U. de Chile, Julieta Orlando, e investigadoras como Cristina Dorador, Verónica Molina y Alexa Garín, entre otras, presentaron esta semana una primera serie con 12 microorganismos identificados en diferentes puntos del territorio nacional.

Lee también: El iceberg más grande del mundo amenaza a un santuario de la naturaleza

La población microbiana de la Tierra se estima en más de un billón de especies, de las que conocemos sólo unas 11 mil, es decir, cerca de un 0,001%. Por esta razón, no es extraño que diariamente se dé a conocer alguna nueva variedad de virus, bacteria, arquea, protozoo u hongo.

Algunos de estos microorganismos han sido detectados e identificados por primera vez en nuestro país. Muchos de los cuales resultan sorprendentes por su tamaño, aspecto o potencial biotecnológico. La importancia de este mundo invisible a nuestros ojos motivó la creación del Mapa Microbiano de Chile, iniciativa de un grupo de investigadoras de la RECHEM, trabajo que busca generar un inventario de estas formas de vida.

 

Julieta Orlando, académica del Laboratorio de Ecología Microbiana de la Facultad de Ciencias de la U. Chile e integrante de la Red Chilena de Ecología Microbiana, afirma que la vida tal como la conocemos, no sería posible sin la cantidad incalculable de microorganismos con los que convivimos a diario.

“Chile cuenta con una multiplicidad de laboratorios naturales donde la vida prolifera en condiciones extremas. Muchos de estos microorganismos no sólo nos entregan respuestas y soluciones de utilidad, también nos enseñan sobre el origen de la vida y su potencial viabilidad incluso en otros planetas”, detalló la investigadora.

Lee también: Los murciélagos pueden predecir el futuro para cazar a sus presas gracias a la ecolocalización

En una gota de agua del mar puede haber hasta un millón de bacterias, y en ese millón podemos encontrar cientos de variedades diferentes. Asegura Cristina Dorador, académica de la Universidad de Antofagasta e investigadora del Centro de Biotecnología y Bioingenieria (CeBiB), liderado por la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile.

La también impulsora del proyecto, expresó que esta iniciativa busca poner en el mapa a bacterias, virus y otros organismos aislados en Chile, y descritos taxonómicamente, para que la gente también tenga una identificación territorial con ellos.

“Nuestro objetivo es acercar el conocimiento de una forma lúdica e ilustrativa. Cuando uno habla de biodiversidad generalmente las personas piensan en plantas y animales, pero la mayor biodiversidad del planeta es microbiana, o sea es invisible, no la podemos ver, pero está ahí y es clave para un montón de procesos”, puntualizó Dorador.

La diseñadora del Mapa Microbiano de Chile es Alexa Garín, doctora en Microbiología, quien a través de imágenes representativas y textos elaborados junto a las investigadoras RECHEM, ha elaborado a la fecha 12 ilustraciones de microorganismos y un mapa que da cuenta de la distribución territorial de esta primera serie.

“La ilustración, así como la narrativa con caricaturas, es mi forma más fluida de comunicar, y hay muchas personas que pueden entender mucho mejor por medios visuales. Ser parte de ese puente para hacer llegar este conocimiento, es mi motivación”, expresó Garín.

Lee también: Faro Energético: Conoce el visualizador interactivo de consumos eléctricos

Otra de las investigadoras que ha participado activamente en esta iniciativa es Verónica Molina, doctora en Oceanografía de la Universidad de Concepción, quien destacó: “Toda nuestra sociedad actual se sustenta en los microorganismos, dependemos absolutamente de ellos”.

La científica explicó que el ecosistema de la Tierra funciona gracias a que los microorganismos hacen su trabajo, que, en el fondo, es vivir. Precisamente ahí es donde está la preocupación de los especialistas, porque en el contexto de Chile existen ecosistemas microbianos únicos.

“Tenemos una riqueza gigante de microorganismos que debemos estudiar como corresponde y no ponerlos en riesgo con fines extractivistas. Muchas personas piensan que ni siquiera existen porque no los vemos, pero son ellos los que, a lo mejor, pueden entregarnos algún compuesto que salve vidas a futuro“, finalizó Molina.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias