{"multiple":false,"video":{"key":"ydF3t7eSEU6","duration":"00:05:06","type":"video","download":""}}

A pesar de ser la base de la vida y ecosistemas marinos , un 60% de los corales ha desaparecido en los últimos 50 años. Desafío Tierra vivió la experiencia de sumergirse y conocer parte de la Gran Barrera de Coral Australiana, patrimonio de la humanidad que prontamente podría desaparecer.

Son más de dos mil kilómetros de extensión que son visibles desde el espacio.Es la gran barrera de coral, frente a la costa de Queensland en Australia.

Lee también: Científicos comprueban por primera vez que corales de agua fría se pueden alimentar de krill

La gran barrera de coral es un sistema muy resiliente, está sufriendo las consecuencias del cambio climático, ciclones, y también ha sido impactada por la contaminación y la calidad del agua”, explica Christian Roth, investigador de Csiro Australia.

Es triste porque el estado general de la Gran Barrera de Coral está siendo fracturado. Eso indica el reporte de la autoridad marina del lugar, el que asegura puntos en buen estado, pero otros más bien críticos”, asegura Carole Sweatman, Ceo The Cairns Institute.

Un coral es un ser vivo, requiere luz solar y, por lo mismo, habita a baja profundidad. Sus tentáculos les sirven para alimentarse y, al vivir en comunidad, conforman los arrecifes. Son la base de la vida marina, pero un 60% de ellos ha desaparecido en los últimos 50 años.

“El coral es la base fundamental del ecosistema marino. Podríamos decir que el 90%, o un poco más, de todos los seres y animales que encontramos aquí, están viviendo gracias a la gran barrera de coral”, comenta el biólogo marino, Justin.

Un equipo de Desafío Tierra se sumergió para conocer la riqueza de este gran patrimonio de la humanidad. Las reacciones de quienes pudieron observarlo de cerca fueron de fascinación y emoción, destacando la diversidad de colores y formas que ostenta. Sólo en Cairns se han logrado clasificar más de 500 especies de coral que dan vida a cerca de 2220 especies marinas.

Sobre la superficie, más de dos millones de turistas llegan al año para contemplarlos. Sin embargo, su inmensa demostración de vida contrasta con un color blanco que es la primera señal de su dramático y acelerado proceso de extinción.

Lee también: “Todo lo que ocurre en tierra depende del mar”: Experto explica por qué tenemos que tomarnos al océano en serio

“Las grandes zonas del norte fueron afectadas durante el año 2016, y gran parte de la zona central de la Gran Barrera fue dañada durante 2017, es decir, en sólo dos años tuvimos una alta mortalidad de coral por el alto aumento de la temperatura del agua“, alerta Christian Roth.

La contaminación viene de fertilizantes y pesticidas, distintos químicos que se usan en la industria agrícola. Nosotros tratamos de trabajar con los agricultores enseñándoles cómo usar menos de estos químicos”, cuenta María Paz Rivek, chilena residente en Cairns.

Lee también: Aparato que recolecta plástico del océano logra cumplir su misión por primera vez

Según la UNESCO, de las 29 áreas de arrecifes que quedan en el mundo, al menos 25 presentarán dos fenómenos de decoloración graves por década de aquí al año 2040. Esto impedirá su reproducción y detonará su extinción.

El arrecife está enfermo y él realmente depende de nosotros, de cuidarlo, tenerlo, protegerlo. Si es así, de regreso, el arrecife nos protegerá a nosotros”, dice Kevin Slingleton, tripulante de Reef Magic Vessel.

No podemos permitir que las futuras generaciones no tengan la oportunidad de vivir las experiencias que Desafío Tierra ha podido mostrar. Por lo mismo, es fundamental un trabajo colaborativo entre distintos sectores políticos y públicos para preservar este importante patrimonio de la humanidad.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias