VIDEO RELACIONADO - Cóndores en peligro de extinción: preocupa envenenamiento (02:18)
{"multiple":false,"video":{"key":"czt2eAGOrYA","duration":"00:02:18","type":"video","download":""}}

Hace algunas semanas, el gobierno japonés anunció oficialmente su decisión de arrojar al mar el agua contaminada que está acumulada en la planta nuclear Fukushima I.

El acopio de esta agua contaminada se produjo luego que la planta nuclear fuera destruida tras el terremoto y posterior tsunami que azotó las costas del país nipón en 2011. El agua se filtró a los sótanos y túneles combinándose con el agua subterránea.

Para el primer ministro Yoshihide Suga, lidiar con esta agua es un “tema inevitable” para poder desmantelar la planta. Sin embargo, pese a los comunicados que señalan que los más de 1,2 millones de toneladas de agua vertida no será tóxico, el anuncio produjo una intensa reacción global, especialmente de sus países vecinos: China y Corea del Sur.

Lee también: Liberan mosquitos genéticamente modificados en EE.UU. para luchar contra el dengue y el Zika

Desde esas naciones, explican que se diluiría las concentraciones de tirito (hisopeo natural del hidrógeno) en el agua a niveles de concentración permitidos, además, un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores de China señaló que “un funcionario japonés dijo que está bien si bebemos esta agua, así que, por favor, tómela”. Declaraciones que han generado más escepticismo.

Una investigación realizada por el periódico japonés The Asahi Shimbun descubrió que la cantidad de agua contaminada que se planea verter al océano, en una última instancia representaría un nivel menor a los actuales indicadores de ingesta de agua de lluvia y subterránea.

El equipo detalló que el estudio fue realizado en base a los documentos y materiales publicados por el gobierno y la Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO).

Lee también: Lindo pero algo peligroso: Biólogos descubren una nueva especie de sapo fluorescente

“Los resultados parecen ser muy estimulantes”, señaló uno de los investigadores. Sin embargo, enfatizó en la necesidad de construir más tanques de almacenamientos.

Mientras tanto, el gobierno de Estados Unidos intervino en el tema y apoyó la decisión del gobierno de Suga. Su experto en clima, enviado por EE.UU, John Keery señaló en una conferencia de prensa que el país “confía en que el gobierno de Japón está en plena consulta con la Agencia Internacional de Energía Atómica”.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias