Video Relacionado: Superluna o "rosada": La Luna más grande del año (02:20)
{"multiple":false,"video":{"key":"oVKmFv8uq0","duration":"00:02:20","type":"video","download":""}}

(CNN) – El asteroide, conocido como 2018 LA, apareció como una bola de fuego en los cielos de Botswana el 2 de junio de 2018, antes de romperse y aterrizar en la Reserva de Caza del Kalahari Central, en Botsuana, África austral.

Antes de romperse en la atmósfera de la Tierra, los científicos determinaron que el asteroide tenía alrededor de 1,7 metros de diámetro, pesaba 5,6 kilogramos y viajaba a 6 mil kilómetros por hora.

“Cuando el asteroide se rompió a 27 km sobre el suelo, era 20.000 veces más brillante que la luna llena“, dijo Christian Wolf, coautor del estudio y profesor asociado de la Escuela de Investigación de Astronomía y Astrofísica de la Universidad Nacional de Australia, en un comunicado. .

Los investigadores pudieron localizar los fragmentos para estudiarlos, además señalan que a los pocos meses del evento descubrieron un total de 23 trozos. Sus hallazgos proporcionan nuevos conocimientos sobre la historia de nuestro sistema solar.

Lee también: Descubren un elemento en las supernovas que ayudaría a resolver el misterio de las estrellas en explosión

Meteoritos entre la vida silvestre

Los datos de múltiples observaciones astronómicas, junto con el video grabado de la bola de fuego, ayudaron a los investigadores a determinar que los meteoritos habían caído en la Reserva de Caza del Kalahari Central, donde viven animales como leopardos y leones.

El Departamento de Vida Silvestre y Parques Nacionales de Botswana y el Departamento de Museos y Monumentos Nacionales del país ayudaron a los investigadores a buscar y mantenerse seguros en su búsqueda para localizar los fragmentos.

Fragmento del asteroide 2018 LA

El último día de la búsqueda, Lesedi Seitshiro de la Universidad Internacional de Ciencia y Tecnología de Botswana encontró el primero. Pesaba 18 gramos y solo tenía un tamaño de aproximadamente 3 centímetros.

El meteorito se llama ‘Motopi Pan‘ por un abrevadero local “, dijo Mohutsiwa Gabadirwe, coautor del estudio y geocientífico del Instituto de Geociencias de Botswana, en un comunicado.” Este meteorito es un tesoro nacional de Botswana“. Gabadirwe es ahora el curador del meteorito Motopi Pan.

Lee también: “Ojos en el cielo”: Desde Chile captan imagen que muestra la fusión de dos galaxias

Encontrar su hogar

El camino del asteroide se remonta a Vesta, el segundo asteroide más grande de nuestro sistema solar. Es “el único lo suficientemente brillante como para ser a veces visible a simple vista”, dijo Onken. La cuenca Veneneia de Vesta fue creada por un impacto, y el asteroide 2018LA fue un trozo de Vesta que se lanzó al espacio cuando ocurrió este impacto, según los investigadores.

Motopi Pan pertenece a un grupo de meteoritos Howardita-Eucrita-Diogenita, así llamados por su composición, que provienen de Vesta, que se encuentra en la parte interior del cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter.

Algunos de los materiales más antiguos conocidos de Vesta y los meteoritos incluyen granos de mineral de circón que datan de hace más de 4.500 millones de años, desde el nacimiento de nuestro sistema solar.

Lee también: Conoce el nuevo mapa de la Vía Láctea: La imagen reveló algo peculiar en el límite de nuestra galaxia

La nave espacial Dawn de la NASA estudió el asteroide gigante Vesta desde julio de 2011 hasta septiembre de 2012.

El análisis del meteorito reveló que una vez estuvo enterrado bajo la superficie de Vesta. Esto también ayudó a los investigadores a fechar que la cuenca de Veneneia probablemente se formó hace unos 4.200 millones de años.

“Eso, en esencia, es lo que estamos tratando de resolver: hacer coincidir los tipos de meteoritos con los tipos de asteroides. Si se remonta hasta un posible cráter, es un poco como buscar pistas para un asesinato que ocurrió hace 22 millones de años y tratar de comprender lo que sucedió “, explicó Hadrien Devillepoix, coautor del estudio y astrónomo de la Universidad Curtin en Australia.

El estudio se publicó en la revista Meteoritics and Planetary Science.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias