{"multiple":false,"video":{"key":"oVr2PixLkt","duration":"00:03:11","type":"video","download":""}}

La luz ultravioleta es el desinfectante más efectivo frente al coronavirus conocido hasta ahora. Es una tecnología que ya en nuestro país es una herramienta clave para funcionarios de salud, o la posibilidad de reabrir lugares de alto concurriencia de público.

La ciencia lo confirma, la luz ultravioleta es capaz de eliminar un 99% virus en superficies y espacios. Esto, desde luego, incluye el SARS-CoV-2, el temido patógeno que causa la enfermedad COVID-19 cuya pandemia tiene al mundo de cabeza.

Lee también: Las innovaciones chilenas frente al COVID-19: Desde inteligencia artificial hasta rayos UV

Un destello azul con una alta efectividad y tan sólo seis segundos de exposición son suficientes para hacer desaparecer al coronavirus. La luz ultravioleta es, según la ciencia, el desinfectante más efectivo del mundo, al momento de ponerle un freno a la propagación del COVID-19.

Es una radiación electromagnética que emite partículas, capaces de destruir el ARN del virus, dejándolo inactivo“, explica Eric Rondolat científico de la Universidad de Boston.

En Chile, ya es el desinfectante oficial de los profesionales de la salud en la que cada prenda se va al interior de una cámara equipada con este tipo de luz, la que garantiza borrar cualquier rastro de peligro.

“No deja una capa sobre la superficie, la luz UV no usa agua, no usa químicos, es más limpia”, dice Patricio Lillo, académico Ingeniería UC, sobre las bondades del uso de la luz ultravioleta como desinfectante.

Con unas modernas pantallas y tótem identificatorios, la empresa Simadigital ya está implementando además vitrinas con luz ultravioleta para lugares de alto flujo de personas, como por ejemplo, bancos y oficinas de servicios públicos.

Contamos con certificación por diferentes organismos. Y nos encontramos trabajando en estrecha relación con científicos de la Universidad Católica“, asegura Braulio Gutiérrez, gerente de SICS.CL.

Lee también: Así innovan los chilenos frente a la pandemia

La única salvedad, aseguran expertos, es que cualquiera que sea el espacio a desinfectar, éste debe estar libre de personas, ya que los componentes pueden generar daños al cuerpo humano. Considerado eso, su uso es prácticamente infinito.

Escuelas, oficinas, hospitales, almacenes fábricas y transporte público podrían ser los lugares de pruebas para esta poderosa herramienta, que mientras no exista vacuna, puede asegurarnos que donde estemos, no habrá presencia de COVID-19.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias