Denuncian que vierten agua de baños químicos a humedal (02:47)
{"multiple":false,"video":{"key":"b4B45yc3Nu","duration":"00:02:47","type":"video","download":""}}

(CNN) –  Buceando en los océanos, la bióloga marina Erika Woolsey ha visto de primera mano cómo los arrecifes de coral y la vida marina están siendo dañados por el cambio climático. Debido a ello y a través de su organización sin fines de lucro, The Hydrous, Woolsey está utilizando la realidad virtual para “llevar el océano a todos”.

El colectivo de científicos, cineastas y buceadores con sede en San Francisco está llevando a la gente a inmersiones virtuales inmersivas para crear un sentido de “empatía oceánica universal”, creando conciencia sobre el daño de los arrecifes e inspirando acciones para proteger nuestros mares.

Lee también: Bill Gates y su advertencia sobre el cambio climático: Asegura consecuencias más graves que la pandemia

Destrucción de arrecifes de coral

Como hábitat, los arrecifes de coral rivalizan con la biodiversidad de las selvas tropicales, y se estima que el 25% de las especies marinas dependen de ellos. Sin embargo, el cambio climático, la contaminación y la sobrepesca han diezmado alrededor de la mitad de los arrecifes de coral de aguas poco profundas del mundo.

Dos décadas de exploración submarina le han dado a Woolsey, de 36 años, una comprensión íntima de las amenazas que enfrentan los arrecifes. “He visto de primera mano esto (…) pasar de un arrecife de coral vibrante y colorido, a lo que parece un paisaje lunar“, dice Woolsey. “Cuando el coral desaparece (…) también lo hacen los peces, también lo hacen los otros animales que dependen del arrecife y las sociedades humanas que dependen de esos ecosistemas para su sustento”.

Es esta experiencia que el equipo de Hydrous se propuso recrear con su premiada película “Immerse“. Diseñado para ser visto con un visor de realidad virtual, los espectadores se unen a Woolsey para una inmersión virtual guiada de nueve minutos en los arrecifes de coral de la isla de Palau en el Pacífico occidental, inmersos en una vista submarina de 360 grados.


Lee también: ¡Sorprendente! Microbios intestinales de las termitas ayudarían a la producción de biocombustible

Nadan junto a mantarrayas, tortugas marinas y tiburones antes de presenciar el deterioro de los arrecifes. La experiencia provoca a menudo reacciones fuertes. “Tan pronto como la gente se quita los auriculares y me mira a los ojos, quieren contarme una historia sobre su experiencia en el océano”, dice Woolsey. “Es esa conexión humana con nuestro océano lo que resolverá nuestros problemas oceánicos“.

“Immerse” se estrenó en el Festival Internacional de Cine Oceánico en 2017 y ha ganado premios, incluida la Selección Oficial EarthXFilm 2019. Woolsey también ha dirigido eventos de buceo virtual en vivo, incluida la guía de 450 participantes en el National Geographic VR Theatre en Washington en 2019.

Lee también: Las ciudades costeras se están hundiendo en la tierra debido a su peso

VR en pandemia

Sin embargo, ha sido en el último año, en medio de bloqueos globales, que las inmersiones virtuales realmente se han hecho realidad. Desde junio de 2020, casi 1 millón de personas, de entre ocho y 90 años, han participado en inmersiones virtuales. Una “herramienta de teletransportación” muy necesaria en un momento en que las personas están confinadas en sus hogares, Woolsey dice que las inmersiones también ofrecen a las personas una conexión que va más allá del océano.

“En este momento, no solo estamos desconectados de nuestros océanos, sino también entre nosotros, por lo que estas inmersiones son una herramienta maravillosa para conectarnos más con nuestros entornos naturales y entre nosotros”, dice.

Woolsey espera que los avances en la tecnología de las cámaras le permitan a su equipo “llevar a más y más personas a lugares en el océano que están poco explorados (…) lugares más alejados de la civilización humana”. Están desarrollando una experiencia virtual que pondrá al participante en el papel de un biólogo marino, rastreando y monitoreando las mantarrayas, realizando estudios de biodiversidad bajo el agua e incluso transportando al espectador al espacio para monitorear las temperaturas globales de la superficie del mar.

 

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias