Para los científicos, buscar vida en rocas de millones de años de antigüedad supone un reto. El tiempo y los procesos de formación a partir de sedimentos, dificultan cualquier búsqueda de evidencia concreta.

Eso, hasta que un grupo de científicos de la Universidad Católica del Norte (UCN) y del Centro de Astrobiología (CAB) de España, implementaron una minucioso método que ayuda a detectar indicios de vida en rocas antiguas de nada más y nada menos que el Desierto de Atacama, al norte del país.

Lee también: Para no creerlo: El desierto de Atacama se convierte en vertedero de ropa usada

Según los investigadores, el impacto acumulado por diversos factores, puede causar la degradación de posibles restos biológicos. Lo curioso, es que este fenómeno que ocurre en la Tierra podría contribuir al estudio de futuras misiones espaciales en Marte.

¿De qué se trata?

De acuerdo a un comunicado de prensa, los expertos aplicaron “una plataforma multianalítica para la detección de distintos tipos de biomoléculas con distinta resistencia a la degradación y diferente capacidad de diagnosticar sus fuentes biológicas”. De este modo, la estrategia de utilizar diversos biomarcadores (es decir, compuestos orgánicos que pudieron derivar de material depositado en sedimentos) aumenta la probabilidad de detectar señales de vida.

“La identificación combinada de biomoléculas derivadas de lípidos y de proteínas con las señales positivas de un chip detector de vida (el Life Detector Chip) permitió inferir el metabolismo y la diversidad de las formas de vida más recientes”, se lee en el documento.

Los científicos han investigado con esta tecnología el perfil de fósiles químicos (son combustibles como el petróleo o el carbón) preservados en rocas antiguas del desierto  y en muestras de tres rocas de sedimentarias (carbonatos) del periodo del Triásico-Jurásico, con el objetivo de identificar restos de vida a lo largo de los últimos 200 millones de años.

“Es fundamental combinar la búsqueda de múltiples moléculas diana con diferentes composiciones químicas, grados de conservación y especificidad biológica para complementar la información biológica o temporal limitada proporcionada por cada una a nivel individual y lograr así una imagen más integradora de cómo fue el ambiente original”, explicó Laura Sánchez-García, investigadora del CAB que ha liderado el estudio.

Lee también: Fin al misterio: Revelan cómo se formaron los “campos de vidrio” del desierto de Atacama

“La detección de vida extraterrestre puede beneficiarse de esta aproximación, ya que podemos detectar biomarcadores a distintos niveles de complejidad química, lo cual permite superar las limitaciones del diagnóstico debido a la falta de especificidad (…) a lo largo tiempo geológico“, puntualizan los autores.

Este tipo de estrategia deberían ser consideradas para interpretar los resultados de las misiones actuales en Marte y para futuras astrobiológicas al planeta rojo “en las cuales se prevé el uso técnicas de detección como las empleadas en este trabajo”.

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias