Efecto del temporal: Sube el precio del tomate y las frutas (03:24)
{"multiple":false,"video":{"key":"oVPxpe4jvu","duration":"00:03:24","type":"video","download":""}}

Comúnmente la fructosa se encuentra en bebidas azucaradas, dulces y alimentos procesados, además, se usa ampliamente en la producción de alimentos. Esto está asociado con la obesidad, la diabetes tipo 2 y la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

Durante los últimos años, y debido al gran desarrollo, su ingesta ha aumentado sustancialmente en todo el mundo. Pese a ello, la comprensión del impacto que produce la fructosa en el sistema inmunológico en las personas ha sido limitado.

Lee también: Expertos explican qué ocurre con los niveles de inmunidad luego de un contagio por COVID-19

Un nuevo estudio desarrollado por investigadores de la Universidad de Swansea, la Universidad de Bristol y el Instituto Francis Crick de Londres, aportan una compresión más profunda sobre cómo la fructosa podría estar relacionada con estas enfermedades.

El equipo muestra como la fructosa hace que el sistema inmunológico se inflame y, debido a ello, produce que moléculas más reactivas, las cuales pueden dañar las células, tejidos y contribuir a que los órganos y el sistema del cuerpo no funcionen como deberían, provocando enfermedades.

Lee también: COVID-19: Datos demuestran que temperaturas más bajas conducen a mayores contagios

La investigación de los diferentes componentes de nuestra dieta puede ayudarnos a comprender qué podría contribuir a la inflamación y la enfermedad y qué podría aprovecharse mejor para mejorar la salud y el bienestar”, explicó el Dr. Nick Jones de la Facultad de Medicina de la Universidad de Swansea.

El equipo indica que el estudio proporciona datos emocionantes que los lleva “un paso más allá”, hacia la comprensión de por qué algunas dietas pueden provocar problemas a la salud.

El estudio fue publicado en la revista Nature Communications. 

Tags:

Deja tu comentario


Estreno

Martes / 22:30 / CNN Chile Reportajes en CHV Noticias