VIDEO RELACIONADO - Torre eiffel iluminada con hidrógeno verde (01:01)
{"multiple":false,"video":{"key":"oVK41VFxJp","duration":"00:01:01","type":"video","download":""}}

(CNN)El dominio de China sobre la industria solar mundial acaba de recibir un golpe.

First Solar dio a conocer planes el miércoles para duplicar su capacidad de fabricación en EE. UU. mediante la construcción de una nueva fábrica de última generación en Ohio.

La inversión de $ 680 millones de First Solar (FSLR), el único gran fabricante de paneles solares con sede en Estados Unidos, será la tercera fábrica de la compañía en el área de Toledo.

First Solar dijo que cree que este será el complejo de fabricación solar totalmente integrado más grande del mundo, fuera de China. Será capaz de fabricar un módulo solar cada 2,8 segundos. Y abastecerá principalmente al floreciente mercado estadounidense de energía limpia.

Lee también: Investigación sostiene que el smog puede dañar el sentido del olfato

La gran expansión solar en el Medio Oeste cumple todos los requisitos para el presidente Joe Biden, quien simultáneamente intenta revitalizar la industria manufacturera del país, modernizar la infraestructura, fortalecer sus cadenas de suministro críticas y crear una superpotencia de energía limpia para desafiar el dominio de China sobre el sector.

Esta inversión realmente nos ayuda a posicionar a Estados Unidos sobre una base sólida para lograr sus objetivos de independencia energética y seguridad, y que la fabricación estadounidense lo permita”, dijo a CNN Business el director ejecutivo de First Solar, Mark Widmar.

La administración Biden se ha fijado un objetivo elevado de reducir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero de Estados Unidos para 2030. Para alcanzar ese objetivo, se requeriría un aumento espectacular de la energía renovable, especialmente la solar.

Control de China en la industria solar

Sin embargo, China fabrica la mayoría de los materiales y piezas de los paneles solares fotovoltaicos (PV) que se utilizan en los Estados Unidos, y su cadena de suministro ha estado plagada de acusaciones de trabajo forzoso.

China domina en gran medida la cadena de suministro fotovoltaica“, dijo Widmar.

First Solar enfatizó que, a diferencia de muchos otros importantes fabricantes de energía solar, no depende de China. Esto se debe a que los paneles fotovoltaicos de película delgada de la compañía no dependen de la popular tecnología de silicio cristalino que se fabrica principalmente en China.

Lee también: Para mitigar la contaminación: Fallo prohíbe el ingreso de embarcaciones con carbón a la bahía de Quintero

“Las energías renovables crearon esta gran promesa de liberación e independencia energética. Pero el dominio chino se ha apoderado de esta industria”, dijo Widmar. “Realmente socava la oportunidad que creamos cuando las energías renovables se volvieron confiables“.

La investigación publicada el mes pasado presentó evidencia preocupante de que la cadena de suministro de paneles solares está contaminada por el trabajo forzoso en la región china de Xinjiang. El informe indica que el trabajo forzoso se utiliza en la extracción y procesamiento de cuarzo, una materia prima utilizada al comienzo de la cadena de suministro de los paneles solares.

La Asociación de Industrias de Energía Solar, el grupo comercial solar más grande de los Estados Unidos, anunció a principios de este año que 175 empresas solares firmaron un compromiso de oponerse al trabajo forzoso en la cadena de suministro de la industria.

En un comunicado, la secretaria de Energía, Jennifer Granholm, elogió las inversiones de First Solar en tecnologías solares de fabricación estadounidense como la “encarnación perfecta” de la estrategia de Biden para desarrollar cadenas de suministro y fabricación nacionales. Granholm señaló que First Solar ha sido socio del programa solar del Departamento de Energía desde 2003 y recibió un préstamo de la agencia en 2012.

Lee también: NOAA advierte que los niveles de CO2 de mayo alcanzaron un hito peligroso

“Esta empresa es un gran ejemplo de cómo la inversión y la innovación pueden construir el futuro de la energía limpia aquí mismo en casa, reforzando la competitividad estadounidense y trayendo empleos bien pagados a todos los rincones del país”, dijo Granholm.

Si lo construyen, ¿vendrán los trabajadores?

Después de la finalización de la instalación de 1.8 millones de pies cuadrados en Ohio, First Solar espera que aproximadamente la mitad de sus paneles solares se fabriquen en Estados Unidos, frente a aproximadamente un tercio en la actualidad. Se espera que las operaciones en EE. UU. comiencen en la primera mitad de 2023 y alcancen su capacidad máxima dos años después.

La instalación de First Solar ayudará a satisfacer la creciente demanda estadounidense de energía solar. Estados Unidos agregó una cantidad récord de capacidad de energía solar en 2020 y se espera que esa capacidad se cuadruplique para 2030, según la consultora Wood Mackenzie.

Por supuesto, la construcción de una nueva fábrica importante requerirá trabajadores, y esa no es una tarea pequeña en el entorno actual. Estados Unidos tenía 9.3 millones de puestos vacantes en abril, la mayor cantidad desde que la Oficina de Estadísticas Laborales comenzó a rastrear esta métrica a fines de 2000. Los fabricantes tienen problemas especiales para encontrar trabajadores, un problema al que First Solar no es inmune.

“Claramente hay una escasez de trabajadores calificados. Es una preocupación nuestra”, dijo Widmar.

Lee también: Gobierno inauguró la primera planta termosolar de América Latina

First Solar planea contratar a 500 personas para la nueva fábrica de Ohio, pero esa es una cantidad relativamente modesta dado el tamaño de la expansión. Por contexto, First Solar emplea actualmente a 1,600 personas (incluido el personal administrativo) en su complejo existente de Ohio. Aunque la capacidad de fabricación de la empresa se duplicará, su plantilla solo aumentará en aproximadamente un tercio.

Debido al mercado laboral “restringido”, Widmar dijo que First Solar planea apoyarse más en la automatización de lo que normalmente lo hace. Además de los robots, First Solar planea utilizar vehículos guiados y automatizados para mover materiales. Por ejemplo, Widmar dijo que todos los montacargas en las nuevas instalaciones estarán automatizados.

Signos de interrogación sobre impuestos y tarifas

Widmar dijo que First Solar está considerando agregar más capacidad de fabricación en los Estados Unidos, así como en el extranjero en India y quizás también en Europa.

La industria solar está compitiendo para ponerse al día con la creciente demanda a medida que las plantas de energía se alejan del carbón y las principales empresas se comprometen a pasar a la energía 100% renovable.

First Solar tiene una acumulación récord de trabajos contratados que se extiende por varios años, dijo Widmar.

Sin embargo, Widmar expresó su preocupación por la propuesta de Biden de deshacer los recortes de impuestos de Trump elevando la tasa corporativa al 28%, en comparación con el 21% actual.

Lee también: Funcionario del FMI alertó que el cambio climático podría desencadenar una crisis financiera

“Si eso es lo único que sucede, claramente tiene un impacto adverso al pensar en las decisiones de inversión para agregar capacidad de fabricación en Estados Unidos“, dijo Widmar.

Otro gran signo de interrogación que gira en torno a la industria solar es el destino de los aranceles de Trump a los paneles solares extranjeros. Los gravámenes, impuestos por primera vez en 2018, benefician a los fabricantes nacionales de energía solar.

La administración Biden, que está llevando a cabo una revisión de las políticas comerciales de la administración anterior, defendió los aranceles de Trump en los tribunales en marzo.

No es sorprendente que First Solar no tenga prisa por ver desaparecer las tarifas solares.

“Los aranceles juegan un papel”, dijo Widmar. “Si no hay comercio justo, tiene que haber un mecanismo para abordar eso“.

Tags:

Deja tu comentario


Sigue la cobertura en CNN Chile y CHVNoticias